El archipiélago de Galápagos está conformado por 13 islas grandes, 6 islas medianas y 215 islotes pequeños, y en cualquiera de ellas se encuentra abundancia de especies, tanto en el mar, en el aire como en la tierra. Sólo 4 islas son habitables para los seres humanos: Santa Cruz, San Cristóbal, Isabela y Floreana.

Las Islas Galápagos se las conoce también como las Islas Encantadas, cuando las visites y recorras te darás cuenta que son dignas de llamarse así.

Sus playas de arena blanca y el mar turquesa, donde puedes nadar con tiburones Galápagos, tortugas marinas, pingüinos tropicales, lobos marinos, iguanas marinas, manta rayas y ver carduménes de diferente tipos de peces, hace que sea un destino único en el mundo.

La isla Isabela es una de las islas habitables más encantadoras. Se mantiene con poco desarrollo urbanístico, lo que le da un aspecto pueblerino con un toque salvaje, que la hace diferente a Santa Cruz o San Cristóbal, que son ciudades pequeñas, típicas ecuatorianas. Isabela es una de las islas favoritas para muchos, por la cercanía de las playas para bañarse, y la facilidad para llegar a miradores, centro crianzas de tortugas, piscinas naturales, etc.

Te puede interesar: 3 destinos para aventureros en la región

En mi tercera visita a Isabela, pude tomar uno de los tours que me faltaba realizar, del que había escuchado buenos comentarios por parte de otros viajeros. Resultó muy bueno.

Un trekking de otro planeta

La caminata al volcán Sierra Negra es una de las mejores rutas de sendero corto que se puede hacer en Latinoamérica. El volcán está ubicado en la parte alta de la Isla Isabela, que es la isla más grande de Galápagos y contiene algunos volcanes activos.

El tour inicia temprano en la mañana, te pasa recogiendo un bus o auto para llevarte al punto de partida de la caminata, que está a 30 minutos de Puerto Villamil y se continúa por el sendero que lleva al volcán Sierra Negra.

Es importante que sigas todos los consejos que te dé el guía acerca del ritmo de caminata, el abastecimiento de agua y los puntos de descanso.

Sendero para llegar al mirador del Volcán Chico.

La caminata dura unas 4 horas y la mayoría del sendero es plano, con pocas subidas y bajadas. A pesar que te dan un almuerzo, es necesario llevar mínimo un litro de agua porque el sol es muy fuerte y cuando toca regresar debes tener reserva de agua.

También puedes leer: 5 lugares que te harán enamorar de Ecuador en poco tiempo

Durante la travesía hay cinco paradas: al inicio hay dos para hacer toma panorámica del cráter del volcán, una más en el volcán chico y dos paradas más para refrescarse y comer el almuerzo.

Cuando vas entrando al volcán chico, que está dentro del cráter del Volcán Sierra Negra, te darás cuenta que aún está activo y muchos huecos se sienten calientes al meter la mano.


En la cima del Volcán Chico

Al final del recorrido llegas a uno de los miradores más fascinante, donde de seguro pensarás que estás en otro planeta.

Desde el punto de partida hacia el volcán también puedes hacer otra caminata a las minas de azufre, pero para hacer ese tour tienes que contactar con anticipación a un guía que te lleve y planearlo bien, porque es necesario hacer camping en esa caminata.

Es importante saber que con este tour debes ir al ritmo del guía, en algún momento irán rápido y otras veces a paso lento, para poder completar toda la caminata y volver a las 2pm.

 Costo del tour              $40   
 Hora de inicio                  7 AM


choco.jpg

ChoKoTrip es un blogger viajero que recorre América Latina, descubriendo sus fascinantes lugares y los mejores consejos para que puedas armar tu propio viaje. Puedes descubrir más sobre sus aventuras en http://www.chokotrip.info / @ChokoEc