Santo Domingo. La Red Nacional de Apoyo Empresarial a la Protección Ambiental (ECORED) y la fundación Ciudad Saludable presentaron los avances logrados en la implementación del programa Separación en la Fuente y Recolección Selectiva, que se desarrolla con el apoyo financiero de la Compañía Coca-Cola y su socio embotellador Bepensa Dominicana.

El programa fue concebido en vista del problema que representa para los municipios el manejo actual de los residuos sólidos en la mayoría del territorio dominicano, e incluye la implementación de un plan piloto de recolección selectiva que contempla la inclusión económica y social de los recicladores y su formalización, además de la implementación de un plan de inmunización para disminuir el riesgo de enfermedades asociadas a la naturaleza de los trabajos de recolección. Para el desarrollo de la iniciativa se han abiertos dos centros de acopio, donde los recicladores almacenan los materiales, hasta que estos sean vendidos y reciben una porción de comida al finalizar su ruta de recolección.

Según explicó la coordinadora de proyectos de reciclajes de ECORED, Mariely Ponciano, el programa ha culminado con la primera fase de diagnósticos, estudios previos y capacitaciones a funcionarios y recicladores y se encuentra en la etapa de implementación en Santo Domingo Este y Samaná.

En ese proceso se ha logrado capacitar a 50 funcionarios públicos y 64 recicladores, de los cuales 30 han sido equipados y están sirviendo en las rutas de recolección, que por el momento operan en los sectores Alma Rosa y Ensanche Ozama, en Santo Domingo Este, y  Villa Salma y El Millón, en Samaná.

Asimismo, se han realizado varias reuniones con juntas de vecinos y promotores ambientales para involucrarlos en el proyecto y se ha recopilado información sobre intermediarios de recolección para vender directamente a las compañías recicladoras que procesan localmente algunos de los materiales reciclables, además de reuniones regulares de coordinación con los alcaldes y sus equipos.

Ponciano señaló que catorce escuelas y 20% de las casas de estos sectores pilotos participan activamente en el programa, aportando un volumen de más de 100 toneladas de materiales reciclables que han sido recuperados hasta el momento.

La representante de ECORED destaca que el programa ha obtenido logros significativos y ha tenido una buena acogida de la población y un gran apoyo de los ayuntamientos. Sin embargo, aún enfrenta el reto de la escasez de buzos y de lograr mayor disposición de los residentes para la separación de los residuos de manera correcta.

“El programa ha contribuido de manera importante a mejorar la calidad de vida y las condiciones de trabajo de los recicladores y ha disminuido la cantidad de residuos sólidos que son depositados en los vertederos, lo que constituye un gran aporte social, económico y de gestión municipal”, enfatizó Ponciano.

De la misma forma, la gerente de Asuntos Públicos y Comunicaciones para la región del Caribe de la Compañía Coca-Cola, Vielka Guzmán, explicó que el apoyo de Coca-Cola a este tipo de iniciativa reafirma el compromiso de la empresa de promover el manejo adecuado de desechos a través de programas sostenibles.

“Durante más de 128 años, Coca-Cola se ha preocupado por el desarrollo de las comunidades donde opera a través de su plataforma de responsabilidad social “Viviendo Positivamente”, que es el compromiso que tiene la marca de hacer una diferencia positiva en el mundo mediante la implementación de iniciativas y proyectos sociales en beneficio de los consumidores, las comunidades y de manera muy especial, el medio ambiente” aseguró Guzmán.