República Dominicana ya tiene su título en la Copa Coca-Cola

De la mano del técnico Sánchez, la delegación dominicana ha entendido que el mayor triunfo en el torneo es aprovechar la experiencia de competir en otro país para compartirla con sus amigos y familiares.

Bogotá, 9 de octubre. Ecker Sánchez puede pasar desapercibido en la delegación de República Dominicana que compite en la Copa Coca-Cola Internacional Bogotá 2014, pues sus 33 años de edad lo convierten en uno más de las personas que animan a los futbolistas del equipo Babeque. Sin embargo, Sánchez es el técnico del equipo y en sus manos está la responsabilidad de cuidar y guiar a los jugadores lejos de su país. Aunque es muy joven, el estratega tiene bastante experiencia en el balompié.

“Fui jugador de fútbol profesional y agoté todos los procesos que conocemos hasta llegar a la Selección de República Dominicana. Era arquero. Luego estudié y empecé a ejercer mi título de educación física en el colegio Bebeque Secundaria”, expresa Sánchez.

Ese rótulo de padre de 16 jugadores no le molesta a Sánchez, le agrada por el vínculo que crea con sus futbolistas. “Cuando nos despedimos en el aeropuerto, algunos padres de familia me dijeron ahora tú eres el papá de estos muchachos. Es algo muy bonito, yo lo disfruto y lo vivo en cada momento con mucha responsabilidad”.

Aunque el DT también manifiesta que los padres de familia siempre les dan sus consejos para mantener el orden. “Los padres siempre hacen recomendaciones porque conocen a sus hijos, entre verdad y broma me dijeron: ‘llámeles la atención y no me los dejen muy sueltos’. Ellos saben que siempre estamos muy atentos y al pasar la línea de emigración yo me convertía en el tutor”.

Sánchez también explica que la actividad física repercute positivamente en el desarrollo de los adolescentes, y más si se practican en familia o en equipo.  “Nosotros no sólo formamos jugadores, constituimos personas integrales y para ello les enseñamos la importancia de los valores. Algunos podrán ser futbolistas profesionales, otros no. Pero lo que siempre les inculco en los entrenamientos es que sean seres humanos que le aporten a su sociedad para que la vida de todos mejore”.

El objetivo de República Dominicana está claro, su idea es ganar bagaje para compartirlo cuando regresen a su país. “Más allá de llegar a competir y ganar en esta Copa Coca-Cola, vinimos a aprender de este evento. Queremos llevarnos la experiencia de compartir y medirnos con otros países. Los jugadores que están compitiendo le podrán compartir esas vivencias a sus compañeros y eso nos servirá mucho”.