En Costa Rica, el Sistema Coca-Cola -conformado por The Coca-Cola Company y su embotellador local FEMSA- está comprometido con el cuidado del agua, entendiendo su importancia para la vida y el futuro sostenible de la sociedad. Por ello,  impulsan el programa Agua por el Futuro, cuyo objetivo (ya alcanzado) es devolverle a la naturaleza el 100% del agua utilizada en su producción de bebidas para 2020, a través de acciones de conservación.

Para lograr este objetivo Coca-Cola trabaja con socios globales como The Nature Conservancy (TNC), partners locales como FUNDECOR, hasta llegar a pequeñas asociaciones como CODECE y los propios dueños de las fincas que se encuentran en áreas claves para conservación del recurso hídrico.

“La selección de los sitios está basado en un estudio de prefactibilidad técnica, que determina cuáles son las zonas de recarga y dentro de éstas cuáles son las que tienen bosques, para luego hacer la selección final de los terrenos donde podemos implementar el proyecto”,  explica Manuel Guerrero, Biólogo y Coordinador del proyecto Agua para el Futuro en Costa Rica desde FUNDECOR.

Cuidando las nacientes desde las montañas de Escazú

Este rico ecosistema de trabajo ensambla los participantes que han hecho posible conservar 607.41 hectáreas, reabasteciendo alrededor de 631.700 m3 a la naturaleza, beneficiando directamente a 5 familias, una asociación de desarrollo en pro de la conservación de los cerros de Escazú (CODECE) y la Universidad de a Paz.

“Estas 607 hectáreas están ubicadas en el área de influencia del Fondo de Agua Tica, ubicada en el Valle Central, donde se sitúa el Gran Área Metropolitana (GAM). Son 8 fincas, situadas en las zonas altas, que justamente son las zonas de recarga acuífera, que inciden fuertemente en el suministro de agua del GAM, el área más poblada del país”, comenta Manuel Guerrero.


Trabajaron toda su vida y ahora protegen el agua desde su finca en Costa Rica


El proyecto es seguido bajo un estricto programa de monitorización que reporta sus avances. “Tenemos un regente forestal, que es el encargado de hacer las visitas de campo y comprobar si las áreas de conservación se mantienen o si la regeneración se va dando. Además se hacen recorridos por los linderos de las fincas para ver como están las cercas, los senderos y ver si ha habido alguna intervención o no”, cuenta Guerrero.

También se ha incorporado tecnología como las cuatro estaciones hidrometeorológicas y el uso de vehículos aéreos no tripulados (Drones) para comprobar la cobertura boscosa desde el aire.

Finalmente, el proceso técnico de reporte de resultados culmina en “una ficha donde se resumen todos los datos que explican los beneficios que el proyecto da a la naturaleza, que su vez son validados por una organización externa (Linmotech), quien va a confirmar los beneficios que estamos logrando para la naturaleza”, explica Mauricio Echeverri de TNC, encargado del apoyo técnico y científico de todo el proyecto a nivel regional que abarca 6 países de latinoamérica.

Agua por el Futuro
Agua por el Futuro es desarrollado por The Coca-Cola Company, embotelladores locales, y La Alianza Latinoamericana de Fondos del Agua, la cual fue constituida en 2011 por The Nature Conservancy (TNC), la Fundación FEMSA, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM).  En diciembre de 2018 se unió a la Alianza, el Ministerio Federal de Ambiente de Alemania, con la Iniciativa Internacional del Clima IKI (International Climate Initiative).
El Sistema Coca-Cola -conformado por The Coca-Cola Company y embotelladores locales - entiende la función vital del agua para la vida y el futuro sostenible de la comunidad. Por ello, crea el programa Agua por el Futuro con el apoyo técnico de The Nature Conservancy y la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua el cual tiene como objetivo devolverle a la naturaleza el 100% del agua utilizada en su producción de bebidas para 2020.