Es un miércoles por la mañana, San José está gris y lenta, pero dentro del estudio de Adrián Gómez, pintor costarricense, una paleta de colores infinita nos ilumina la mirada.


El encuentro de Adrián Gómez con Coca-Cola parece ser parte de su ciclo de vida artística: “Coca-Cola siempre ha hablado de alegría y de color. Su base es la inspiración hacia un mundo mejor”, dice el pintor, conocido por su trabajo sobre los “colores y las sensaciones” del Caribe.

Fue a partir de un certamen que Coca-Cola lanzó en Costa Rica para intervenir botellas gigantes con arte, en que Gómez entra en contacto con la Compañía. “Hubo un concurso y quedé elegido junto a otros artistas costarricenses que iban a intervenir estas botellas”.

Ese conjunto de botellas fue exhibido en el Museo de Arte Costarricense y, posteriormente, formaron parte de muestras itinerantes en distintos puntos de la ciudad de San José.

“No es solo acercar el arte a las personas, sino hacerlo a través de esa misión de la compañía de hablar de alegría, de arte, de esperanza”, reflexiona Gómez.

Botellas Únicas

Posterior a estas exhibiciones, Gómez fue contactado nuevamente por Coca-Cola, en este caso, para pintar una serie de botellas únicas, que transmitieran colores y sensaciones de Costa Rica, para obsequios corporativos internos, amigos y stakeholder de la Compañía.


“Son obras de arte, la validez que tiene este cuadro la tienen estas botellas, porque son piezas únicas”, enfatiza Goméz, mientras nos muestra una maqueta.


¿Por qué el Caribe?

Según nos cuenta Gómez, de manera espontánea, una serie de personajes de “tez oscura” comenzaron a aparecer en sus pinturas, inmersos en esos “colores que imperan en las costas del caribe, que no se circunscribe a Costa Rica, sino que lo tenemos desde México hasta Colombia”.

Así, su lenguaje y concepto temático comenzó a girar en torno a estos personajes: “Me llamaba la atención su contraste de colores, su vivacidad, su alegría, entendiendo que el caribe no es negritud, sino multicolor y multicultural”.

Para Gómez su obra se basa en el color, el mar turquesa, la exuberancia de los verdes, “lo que hago es tomar la alegría que estos colores transmiten; es el encuentro del color y el ser humano”. 

Pinturas6.jpg