Mariela López es Market Development Manager para Guatemala & Belice. Al mismo tiempo, es esposa de Alexis y madre de Arianna y Alexa de 4 y 2 años respectivamente. Tiene 12 años en la Compañía, con un rol de alta demanda ejecutiva. “Ser mamá, esposa y ejecutiva es un reto cada día, y en mi caso todavía lo estoy descifrando, siendo que mis hijas todavía son pequeñas”.

En esta entrevista Mariela nos cuenta experiencias de su día a día como mamá y ejecutiva en Coca-Cola.

¿Cómo ve a las mujeres en el mundo laboral versus el rol que tenían años atrás?

Me parece que en general las mujeres hemos ido tomando más espacios en el ámbito laboral en los últimos años.  Cada día vemos más mujeres a todo nivel desempeñándose en espacios que en algún momento se pensaban limitados solamente para hombres.  Esto mismo he visto que pasa en la compañía, hay avances importantes que van modelando la cultura donde el rol laboral se define por las aptitudes de cada uno y no por el género.  

¿Cúal es su rol, principales retos y objetivos a cumplir en el trabajo?

Mi trabajo en la Compañía siempre ha sido en el área de operaciones, trabajando de la mano con nuestros embotelladores para que llevar a la vida todos los planes e iniciativas que como compañía diseñamos para hacer crecer nuestras marcas.  El principal reto, en mi opinión, es que nuestros socios nos vean como partners y que cada plan cumpla con el objetivo de ser una apuesta positiva para la compañía, el embotellador, nuestros clientes y claramente para nuestros consumidores.

¿Cómo concilia estos retos laborales con la vida familiar? ¿Qué estrategias ha desarrollado para lograrlo? ¿En qué aspecto la apoya la compañía?

Ser mamá, esposa, ejecutiva es un reto que en mi caso todavía estoy descifrando, siendo que mis hijas todavía son pequeñas.  Cuando nació mi primer hija sentí mucha presión porque por naturaleza creo que las mujeres buscamos la perfección. Pero en uno de los cursos que la Compañía impartió, “Achieve Your Best Self” escuché algo que me hizo ver las cosas diferente. Nos propusieron que nos entendiéramos como un gráfico de barras, donde cada barra es un rol. La clave está en saber qué porcentaje de atención necesita cada barra según el momento. A veces el rol de mamá necesita más atención que el rol de profesional y a veces es al revés. Esa analogía me hizo entender que hacerlo todo es posible, solo hay que estar atento a qué es la prioridad del momento.

Otra parte fundamental para conciliar mi vida familiar y la profesional ha sido mi círculo de apoyo integrado por mi esposo, mis papás y hermanos.  Considerando que a veces necesito estar fuera de casa por días, el apoyo de ellos es vital para hacer que la rutina de las niñas no se altere.

Para mi el apoyo que he recibido de la Compañía y del equipo que trabaja conmigo ha sido realmente importante.  El poder tomar maternity leave extendidos, los diferentes foros y cursos donde podemos compartir experiencias y herramientas para poder seguir creciendo como profesionales sin dejar de lado la parte personal.

¿Ha sido influenciada por la historia de otras mujeres? ¿Algún referente que nos quieras contar?  

Mi mayor influencia como mujer ha sido mi madre. Es la persona más resiliente, constante, comprometida y entregada que conozco. En la mayoría de decisiones importantes que he tomado en la vida la he tenido a ella como referente.

Además, durante mi carrera profesional he tenido la suerte de poder compartir en algún momento con mujeres que me han marcado positivamente por su historia, su manera de ver la vida; cómo afrontan los retos como mujeres profesionales y madres ha sido inspirador para mi. Entre ellas Andrea Pereira y Carmen Méndez que todavía son parte de la compañía y aunque ya en diferente geografía, mantenemos contacto.

Seguramente ha enfrentado decisiones difíciles durante su carrera ¿Cuáles recuerda como determinantes para avanzar?  

Uno de esos momentos difíciles que recuerdo que fue cuando mi hija Arianna, la mayor tenía 6 meses y yo tenía que viajar por primera vez luego de que ella naciera.  Me sentía culpable por dejarla, la veía tan pequeña y vulnerable, pensaba que cuando volviera del viaje ella no iba a seguir la lactancia. Pero tanto mi esposo como mi mamá fueron los que me dieron la tranquilidad de que todo iba a estar bien y que podía seguir siendo la profesional que soy y me gusta ser sin que la bebé se afectara.

Si tuvieras que dar 3 consejos a esas mujeres que están comenzando su carrera profesional, pero también quieren formar una familia ¿Cuáles serían?

  • Prepararse y buscar siempre crecer en lo profesional pero nunca descuidar la parte personal.  Creo que al estar bien en lo personal funcionamos mejor en lo profesional.
  • Construye y confía en tu círculo de apoyo.  Hay muchas cosas del hogar que podemos delegar y que no tenemos que sentirnos culpables por hacerlo.
  •  No está prohibido pedir ayuda o decir que no.  No tenemos que ser súper mujeres, tenemos que priorizar y está bien pedir ayuda cuando nos sentimos abrumadas. A veces hacerlo nos ayuda a fortalecer nuestro carácter y a sentirnos más libres y seguras.