Empieza un nuevo año y con él la planificación de nuestras finanzas personales o familiares. Para ir más allá de lo que el sentido común nos dice, conversamos con parte del equipo financiero de la Compañía Coca-Cola para Centroamérica y el Caribe quienes nos dejaron sus mejores consejos.

1.Administra tus finanzas personales como si fueras una empresa:

Para un adecuado manejo de las finanzas personales, es ideal tener “estados financieros”, para poder medir cuánto ingresa y cuánto se gasta, y un “balance”, para saber cuáles son los activos con los que se cuenta y las deudas.

Como cualquier empresa, debes estar siempre tratando de mejorar tus ingresos, no solo a través de un aumento de salario (actividad principal), sino también con actividades secundarias (como inversiones en activos, emprendimientos paralelos, etc). Por otro lado, generando eficiencias para reducir tus gastos, de tal forma que se incremente constantemente tu capacidad de ahorro.

Finanzas: La familia es la empresa más importante

2. No gastes de más, diversifica ingresos, ahorra e invierte:

No gastar más de lo que se gana y medir correctamente el nivel de endeudamiento según los ingresos es una regla básica. Para ir más allá, debes contar con varias fuentes de ingresos,  como se dice coloquialmente, no debemos poner todos los huevos en la misma canasta.

Del mismo modo, debemos intentar ahorrar o invertir en activos financieros (acciones, bonos, etc) o reales (inmuebles). Tener siempre un correcto balance entre activos fácilmente liquidables e inversiones que requieren un mayor tiempo para su venta, para que ante una emergencia podamos venderlos rápidamente sin perder dinero.

3. Usa la famoso regla de ahorro 50/20/30:

Existe una regla denominada “50/20/30” que explica que las personas deberían dedicar como máximo el 50% de sus ingresos a cubrir sus costos fijos, un 20% al ahorro y un 30% al gasto flexible. Entendiendo por costos fijos aquellos que son de primera necesidad (alimentación, servicios públicos, salud) y necesarios (vestuario, educación, pago de créditos); y los gastos flexibles están relacionados principalmente con el entretenimiento.

Es importante notar que su orden es 50/20/30, porque en teoría, deberíamos tratar de garantizar siempre primero el ahorro.

Además, al igual que una empresa, es importante cada año fijarse metas de ahorro, pues esto te permitirá tomar las acciones en pos de lograr esos resultados. Ahora bien, estos objetivos (como los de una empresa) deben ser siempre alcanzables, pues de lo contrario, pueden generarte un estrés innecesario.

4. Estudia y conoce a fondo la naturaleza de tus gastos

Intenta entender bien la estructura de tus gastos y el peso que estos tienen sobre tus ingresos. Así, como lo hace una compañía, podrás saber cuánto pesa cada rubro (alimentos, entretenimiento, etc) como porcentaje de ingresos. Debes tener claro en dónde gastas más (principalmente en los gastos básicos que componen el 50%) y por ende, enfocar allí tus esfuerzos para reducirlos, para poder incrementar el 20% de ahorro, pero también el 30% para gastos como viajes, entretenimiento, etc. Pues no se trata solo de vivir para ahorrar, también hay que dejar espacio para el disfrute y el esparcimiento.