El movimiento Cada gota cuenta se enlaza con diversas organizaciones locales para cumplir su objetivo de llevar agua segura a quienes no cuentan con este servicio elemental, tienen problemas de acceso o calidad.

En el caso de la comunidad de Juan Guzmán, en República Dominicana, este aliado es Mujeres en Desarrollo Dominicana (MUDE), una organización que promueve el desarrollo integral de la mujer y las familias, a través  de programas de desarrollo social y desarrollo económico, con una estrategia que interrelaciona ambos programas por medio del empoderamiento.

Los pobladores de Juan Guzmán y su lucha por traer el agua a su comunidad en Dominicana

“Buscamos que la gente se apropie de su realidad, identifiquen sus problemas y planifiquen junto a nosotros para buscar soluciones a través de alianzas con diversas instituciones” explica Victoria Cruz, quien lidera el programa de desarrollo social de MUDE.

MUDE y cada gota cuenta

El proyecto tuvo dos ejes principales: infraestructura y movilización. “La educación en ese componente de movilización es fundamental, porque permite que hombres mujeres y niños aumenten conciencia sobre el beneficio, cuidar el agua y usarla correctamente”, explica Cruz.

Patricia García, Victoria Cruz y Petruska Luna, del equipo de MUDE durante el relevamiento del proyecto en Juan Guzmán.

En cuanto a la infraestructura, los trabajos se centraron en la ampliación del sistema de abastecimientos de agua que benefició a unas 1350 personas de la comunidad de Juan Guzmán. Esto significó la instalación subterránea de una tubería de 3 pulgadas conectada a la red principal, con derivaciones de una tubería de 1 pulgada para cada calle.

Para el desarrollo se contó con la colaboración de toda la comunidad, un apoyo invaluable para el desarrollo de la obra según según cuentan los implicados en el proyecto. 

“Se trabajó con una colaboración estrecha con la comunidad, ellos fueron los que cavaron las zanjas y trabajaron de la mano con el ingeniero a cargo de la obra” cuenta Petruska Luna, Directora Ejecutiva de MUDE.

Movilización social

Para lograr estos niveles de integración comunal MUDE desarrolla una metodología que implica a la comunidad en sus problemáticas, por medio de la creación de comités donde las personas se apropian de las herramientas del proyecto. Esto, además, asegura que el proyecto sea sostenible a largo plazo.


Por otra parte, la organización trabaja en el fortalecimiento de capacidades por medio de la educación, para que todos puedan unificar criterios en cuanto a la importancia del proyecto. 

Más tardes, en la consolidación de todo este proceso, los líderes comunitarios continúan su trabajo hacia adentro de la comunidad, por medio de charlas y reuniones para transferir todo estos conocimientos.

Las gestoras de mude entienden el acceso al agua como una de las inversiones más relevantes en el desarrollo la mujer y la familia, donde además éstas juegan un rol decisivo, ya que la mujeres son la administradoras de agua en la gestión del hogar.

“Cuando hablamos del derecho al agua potable estamos hablando de vivir con dignidad, porque cuando se vulnera el derecho a acceso al agua muchos otros derechos quedan afectados, como la salud o la educación”, concluye Cruz.