Más de 500 esculturas llegaron a Bogotá para representar toda la flora y fauna de Colombia en el festival Brilla Colombia, que se realiza por primera vez y estará abierto hasta el 12 de enero del 2020. 

Coca-Cola participa como la Compañía de Bebidas oficial del evento, y se suma a esta muestra de biodiversidad con las últimas novedades de su portafolio.

“Quisimos aprovechar la afluencia de público y originalidad del evento para presentar experiencias de marca que dialogaran con las diferentes estaciones, y seguir posicionándonos como la compañía total de bebidas que somos”, comenta Catalina Benavides, Marketing Manager de la Compañía Coca-Cola en Colombia.

El Festival es un recorrido por 7 ecosistemas que se pueden encontrar en el territorio nacional. Entre la lista están: Océanos, Sabana, Páramo, Desierto, Bosque de niebla, Selva y Manglar, cada uno representado con esculturas gigantes de los animales y las plantas que los habitan. 

En este marco, la Compañía Coca-Cola introduce nuevos sabores con experiencia como el Túnel Stripe Hierbabuena, donde se pueden sentir las burbujas y hojitas de hierbabuena que Sprite tiene en su sabor o la Travesía del Manantial, hecha con pantallas leds y sonidos naturales, donde los visitantes atraviesan un manantial de agua que corre infinitamente.

Por su parte, Jugos del Valle se integra al ecosistema colombiano con una representación en 2D, donde pájaros y monos se alimentan de las frutas que representan sus sabores.

El Festival se encuentra en El Jardín Botánico de Bogotá, y aquí te dejamos la ubicación en:

Google Maps y Waze

Puedes conseguir las boletas en el sitio oficial de Brilla Colombia y puedes visitar la muestra en dos horarios: 

Recorrido nocturno: 5:00 pm - 11: 00 pm un precio de $29.900

Recorrido diurno: L - V 8:00 a.m. - 5:00 p.m. Fin de Semana 9:00 a.m. - 5:00 p.m. un precio de $16.000

Las esculturas generan una experiencia fascinante de artes visuales que se combinan con los sonidos naturales, apoyadas por las explicaciones educativas correspondientes, que están presentes en todo el recorrido. Todo con el objetivo de crear conciencia sobre el cuidado de la naturaleza. 

Además de las esculturas existe una zona picnic, donde los visitantes pueden disfrutar con sus familias de un descanso agradable y retomar fuerzas para seguir con el recorrido.