La  Iniciativa Regional Reciclaje Inclusivo (IRR) es una plataforma de alcance regional para Latinoamérica y el Caribe, que busca implementar el concepto de reciclaje inclusivo con el apoyo de socios estratégicos. 

Conversamos con Jadira Vivanco, coordinadora regional para IRR Colombia, Centroamérica y el Caribe, desde donde se encarga de contribuir en el desarrollo de los sistemas de reciclaje inclusivo para formalizar y reconocer el trabajo de los recicladores de oficio, dándoles mayor visibilidad y reconocimiento por parte de los diferentes actores de la cadena de valor.



¿Qué es el reciclaje inclusivo?

Es el proceso del reciclaje abordado de la mano de los recicladores, quienes rescatan los residuos y los regresan a la cadena de valor. Lo que buscamos desde IRR es que esta actividad se vaya formalizando, que los gobiernos los reconozca y tengan mejores condiciones y retribución económica de la labor que hacen. En muchos países el reciclador no cobra por esto.  

¿Cómo estamos en el tema del reciclaje en la región?

Desde años atrás hay muchas iniciativas trabajando para que el tema del reciclaje inclusivo se posicione, entre los países con mayor desarrollo del reciclaje están Colombia, Ecuador, Chile, Brasil y Argentina. También estamos iniciando en algunos otros como Perú, Bolivia, Uruguay y México. En el caso de Centroamérica está arrancando un proyecto en El Salvador, tenemos uno en construcción en Costa Rica y hemos hecho acciones en Panamá, Guatemala y Nicaragua. 

¿Cuáles son los principales retos actualmente?

Para nosotros es importante que la gente entienda que en Latinoamérica hay más de 4 millones de recicladores de base, recolectando residuos desde hace más de 30 o 40 años. Ellos subsisten de esta labor. Solo en Colombia hay más de 60 mil recicladores, y cito a una de las líderes de los recicladores, Nora Padilla, que dijo que en Colombia hay más recicladores que personas en el ejército. Es importante que se entienda y se le dé valor a la figura del reciclador de oficio, desde todas las iniciativas y actores de la cadena.

“Solo en Colombia hay más recicladores que personas en el ejército”


Segundo, debemos entender que en la cadena de valor hay muchos actores y cada uno debe asumir su responsabilidad, cada uno tiene un rol importante, desde el productor, pasando por el reciclador y muy principalmente el gobierno. Si uno de ellos deja de hacer su labor los esfuerzos se vuelven aislados y es difícil conseguir logros.

Tercero, las políticas públicas. Necesitamos que los gobiernos nacionales y locales se comprometan a generar políticas que vayan en camino de incrementar el reciclaje y que se de un proceso de acompañamiento y responsabilidad compartida con todos los actores.

¿Cómo ve una iniciativa como Mundo sin residuos de la Compañía Coca-Cola?

Creo que un Mundo Sin Residuos es una iniciativa que tiene valor, que hace parte de la responsabilidad compartida de los residuos, y de una empresa buscando generar el menor impacto posible mediante un producto que se extiende a un consumidor. Creo que esta iniciativa tiene dos puntos a resaltar, el compromiso institucional y empresarial para lograrlo, enfrentando esta problemática, pero también la parte social. Coca-Cola trabaja y hace parte del proceso con los recicladores de base. Este tipo de metas grandes y ambiciosas es un reto para todos, pues hay que trabajar con todos los sectores de la cadena de valor. 

¿Cree que es posible un mundo sin residuos? ¿Por qué?

Sí, creo que es posible, eso sí, hay que trabajar muy fuerte y estamos lejos de lograrlo. Iniciativas como la de Coca-Cola son viables, pero hay que hacer mucho en los procesos, hay que trabajar con todos los actores de la cadena, pero se puede lograr. Por ejemplo, hace poco vi que Coca-Cola generó una botella de PET de grado alimenticio, hecha con residuos recolectados de los mares, antes eso era imposible pero se ha logrado, lo que nos dice que debemos trabajar por ello.

¿Qué es y cómo puede aportar la economía circular en el proceso actual del reciclaje? 

Economía circular es dejar de pensar y producir linealmente. Hace unos años solo se pensaba en una economía lineal, donde a nadie le importaba dónde iba a terminar la basura y se olvidaba de sus residuos. Con la economía circular ahora debemos ser parte del proceso, debemos cambiar los hábitos y que cada uno de los individuos asuma su responsabilidad de separar los residuos y ser parte de la cadena, en Latinoamérica todavía sigue siendo más barato enterrar la basura que reciclar y esto debe cambiar, si eso sigue así pocos asumiremos esta labor significativamente.

“Debemos cambiar los hábitos y que cada uno de los individuos asuma su responsabilidad de separar sus residuos y ser parte de la cadena”


¿Cómo ve el futuro de la gestión de residuos en Latinoamérica?


Afortunadamente las nuevas generaciones tienen un concepto distinto del reciclaje y ahora son los que enseñan a los más grandes a separar y preocuparse. El problema es que no hay tiempo a que ellos crezcan y debemos trabajar desde ya, es irresponsable no pensar en las futuras generaciones y en lo que les vamos a dejar, es importante educar y separar, dejar las excusas y de echar culpas a los demás de lo que no hemos hecho.

¿Qué pueden hacer los ciudadanos para aportar y dejar las excusas?

Sumarse a la cadena, antes era más complicado separar los residuos, hoy les decimos “sepáralo en dos bolsas” y ya, entre lo reciclable y los residuos comunes. Este es el primer paso, pues ahora los recicladores hacen la selección, separación minuciosa, la limpieza y categorización. Con solo este pequeño paso el mundo cambiaría significativamente, es una responsabilidad que debe asumir el consumidor.

Finalmente, ¿cómo podemos generar un cambio real como consumidores?

Es una labor es de todos, el tiempo se acabó y debemos hacer algo significativo, no tenemos más tiempo para pensar que en el futuro podemos cambiar nuestras acciones y hábitos con los residuos, debemos hacerlo ahora o será muy tarde.