Adriana es publicista de profesión y, después de muchos años luchando contra los sesgos que rodean el mundo de la moda, se convirtió en una de las influenciadoras más queridas gracias a su blog Fat Pandora.



Para ella, parte de los aprendizajes más grandes en esta aventura ha sido descubrir que todas las mujeres tienen luchas, sin importar su contextura física.

“No solo las mujeres gordas sufrimos el no encontrar ropa, todas las mujeres sufrimos por encontrar ropa que se adapte a nuestro cuerpo, en especial las latinas por nuestra genética y el tallaje de la ropa que nos llega es muy diferente. Encontrar que no soy la única fue muy enriquecedor y sanador” Fat Pandora

Ver que su blog tuvo tanta acogida impulsó a Adriana a conectarse con su pasión y en este camino de autoconocimiento y crecimiento personal ha tenido muchas enseñanzas. Aquí comparte las tres principales enseñanzas.