Fredy Gerardo Pacay creció en la ciudad de Cobán, al norte de Guatemala, un sitio donde predomina el cultivo de las hortalizas. Su casa estaba en la intersección entre lo urbano y lo rural, y a pesar de contar con poco espacio, su madre ideaba todo tipo de sistemas para cultivar hortalizas caseras.


“Ella construía pequeñas macetas con cajas o cualquier otro elemento y allí cultivábamos. Me gustaba eso de consumir nuestros propios alimentos, y siempre me imaginaba lo que se podría lograr con tecnología aplicada a cultivar en pequeños espacios”, nos cuenta desde las instalaciones de EARTH, donde actualmente cursa su tercer año gracias a una beca completa otorgada por la Fundación Coca-Cola.

A medida que el tiempo pasaba Fredy se involucraba más en la tarea de cultivar hortalizas con su madre, a lo que le añadieron gallinas ponedoras para tener huevos frescos. “Seguimos investigando hasta que llegamos a utilizar las excretas de las gallinas como abono para nuestros cultivos”, recuerda Fredy.

A partir de esta experiencia familiar Fredy empezó a investigar sobre universidades para estudiar agronomía, pero con ese enfoque de producción más sostenible e integrada que domésticamente él había venido desarrollando.


Un amigo de Fredy tenía un amigo graduado de EARTH y a partir de ese contacto comenzó a averiguar los requisitos y posibilidades para matricular y concursar por una beca. “Me informé, hice el proceso; cuando me aceptaron fue una gran emoción, no lo podía creer”.

Desde su traslado del aeropuerto a EARTH ya Fredy recuerda el impacto de compartir con chicos de sitios tan remotos como África. “La semana de integración fue muy divertida, ya que hasta entre latinos hay muchísimas diferencias en nuestra forma de hablar y decir las cosas, eso me abrió la mente”.

Hacia el futuro Fredy tiene interés en desarrollarse en temas relacionados con la nutrición vegetal, “diseñar fertilizantes orgánicos que nos ayuden a tener alimentos más saludables y amigables con el ambiente”, comenta.

Para él los pequeños agricultores son los que más apoyo necesitan en este aspecto, pues les daría la posibilidad de lograr un mejor producto.

Fredy dice que lo más importante que ha aprendido hasta ahora en EARTH es la empatía:

“Todos venimos de diferentes lugares y a veces pensamos que nuestro lugar es el más abandonado o el que más dificultades tiene, pero escuchar las historia de personas de otras partes del mundo te hace saber que esto no es así, como compañeros en África que no tienen agua para riego. Escuchar las historias de los demás me sirvió para entender que todo lo que nos propongamos es posible”.

Si quieres conocer más historias lee: Becados por la Fundación Coca-Cola en la Earth, la universidad que forma agentes de cambio.