A pesar de lo que se dice de él, el PET (Tereftalato de polietileno), es un producto noble y con múltiples ventajas. Si bien su incorrecta disposición puede generar problemas ambientales serios, conocer sus características nos ayuda a entender cómo sacar el mejor provecho de él: 

Documento sin título

Te puede interesar: Los residuos como oportunidad de desarrollo sostenible