Este artículo fue publicado originalmente en Linkedin, el 25 de Mayo de 2019.

De acuerdo al estudio más reciente de Euromonitor sobre las tendencias globales de los consumidores, la cantidad de personas dispuestas a pagar más por productos reciclables ha aumentado en los últimos años. Hablando específicamente de bebidas con paquetes reciclables, este número aumentó de un 17% en 2015 a 19% en 2017. Pero, aún con esta información a la mano, muchas empresas no lo toman en cuenta al diseñar y fabricar sus productos; en la actualidad solo se recicla el 14% del plástico a nivel mundial.

Los expertos del Foro Económico Mundial compartieron recientemente que, para 2050, en términos de peso, habrá más plástico que peces en los océanos, a menos que se mejoren las infraestructuras de recolección y reciclaje de residuos.

Es durante este último Foro Económico Mundial, que nuestro CEO de Coca-Cola, James Quincey, remarcó la importancia de hacer más cómoda y valiosa la devolución de las botellas para así facilitar su recolección y reutilización. 

Por qué es posible Un Mundo sin Residuos

El panel 'Transformando la economía del plástico' fue el escenario donde Quincey y el CEO de Dow Chemical, Jim Fitterling, el CEO de PepsiCo, Rams Laguarta y los ministros de medio ambiente Brune Poirson de Francia y Tran Hong Ha de Vietnam, discutieron la importancia de la acción colectiva para transformar las industrias con sistemas más sustentables. 

Con esto en mente, durante el foro se lanzó una de las primeras acciones innovadoras en torno a este tema que se implementará en diferentes industrias. 

Coca-Cola junto con otras 25 compañías globales, anunció que comenzará una fase de prueba de contenedores rellenables y retornables bajo el sistema Loop, administrado por Terracycle. Bajo este esquema, los consumidores recibirán los productos en contenedores duraderos y rellenables y una vez que estén vacíos tendrán que colocarlos en una bolsa de Loop. Esta bolsa se recogerá directamente en sus hogares para después enviar los empaques o contenedores al lugar donde se limpiarán y reutilizarán. 

Esta fase de prueba ayudará a las empresas a medir la respuesta de los consumidores y les servirá para saber si el sistema es replicable en diferentes países, con el objetivo de disminuir de manera considerable los residuos de plástico. 

Estas acciones están alineadas a la iniciativa de Un Mundo sin Residuos de Coca-Cola, que se enfoca en todo el ciclo de vida de los empaques, desde su diseño hasta el reciclaje y reutilización.  La adopción de nuevos esquemas como este, marca el camino que las empresas con objetivos de crecimiento a largo plazo están tomando para reducir el impacto ambiental.

Olga-Reyes.jpeg

Olga Reyes es Vicepresidenta de Asuntos Públicos, Comunicación y Sostenibilidad para América Latina en The Coca-Cola Company.