Coca-Cola presenta la primera botella de muestra hecha con plásticos que han sido recuperados de los mares y posteriormente reciclados, demostrando que, algún día, incluso los desechos provenientes del océano podrían usarse en envases reciclados para alimentos o bebidas. Esta muestra es la primera botella de plástico hecha con residuos marinos que han sido reciclados y reutilizados con éxito en envases para alimentos y bebidas.

Se han producido unas 300 botellas de muestra con un 25% de plástico marino reciclado [1], recuperado del mar Mediterráneo y playas cercanas. Un pequeño paso por ahora, pero el potencial de la tecnología que hay detrás es inmenso.

Limpieza de playas: un Mundo Sin Residuos no tiene fronteras 

Reciclando material no reciclable

Lea también: La botella de plástico marino ha sido creada para mostrar la capacidad transformadora de las revolucionarias tecnologías de "reciclaje mejorado", mediante las cuales es posible reciclar plásticos usados de cualquier calidad y transformarlos nuevamente en material de la calidad que se requiere para los empaques de alimentos o bebidas.

Las tecnologías de reciclaje mejorado emplean procesos innovadores que descomponen los elementos del plástico y eliminan las impurezas en los materiales reciclables de grado inferior para que éstos puedan recomponerse con una calidad tan buena como la de los materiales nuevos. Esto significa que los plásticos de menor calidad, que a menudo se reservaban para ser incinerados o llevados al vertedero, ahora pueden tener una nueva vida. Esto también significa que hay más materiales disponibles para crear contenido reciclado, lo que reduce la cantidad de PET virgen que se necesita extraer de los combustibles fósiles, lo que da como resultado una menor huella de carbono.

La botella de muestra es el resultado de la alianza entre Ioniqa Technologies, Indorama Ventures, Mares Circulares y la Compañía Coca-Cola. Aunque el reciclaje mejorado aún está en ciernes, los socios elaboraron la muestra de la botella de plástico marino como prueba de concepto de lo que la tecnología puede lograr a través del tiempo.

A corto plazo, el reciclaje mejorado se introducirá a escala comercial utilizando los flujos residuales de recicladores existentes, incluidos plásticos que anteriormente no eran reciclables, así como reciclables de menor calidad. A partir de 2020, Coca-Cola planea introducir este contenido de reciclado mejorado en algunas de sus botellas.

Lea también ¿Cómo Coca-Cola planea trabajar para que tengamos un “Mundo Sin Residuos” para el 2030?

Trabajando por el objetivo de cero residuos

Bruno van Gompel, Director Técnico y de Cadena de Suministro para Coca-Cola Europa Occidental, indica que el potencial de la tecnología es enorme: “Las tecnologías de reciclaje mejorado son sumamente emocionantes, no solo para nosotros, sino también para la industria y la sociedad en general. Estas tecnologías aceleran la perspectiva de una economía de ciclo cerrado para el plástico, razón por la que invertimos en ellas. A medida que éstas comiencen a escalar, veremos el retorno de todo tipo de plástico usado, de calidad tan buena como el nuevo, no solo una vez, sino una y otra vez, desviando las corrientes de desechos de los incineradores y de los vertederos ”.

Tonnis Hooghoudt, CEO de Ioniqa Technologies, la compañía holandesa que desarrolló la exclusiva tecnología de reciclaje mejorado, señala: "El impacto del reciclaje mejorado se percibirá a escala global: al trabajar con Coca-Cola e Indorama en la producción de esta botella, nuestro objetivo es mostrar lo que esta tecnología puede ofrecer. Nuestra nueva planta ya está en funcionamiento y estamos llevando esta tecnología a escala. Al hacerlo, nos proponemos eliminar por completo el concepto de plástico de un solo uso y los residuos plásticos".

[1] El contenido final de plástico marino reciclado en la botella variará después de la producción, entre 20-25%.

Innovación por medio de una alianza: Cómo lo hicimos realidad

La innovadora botella de muestra de Coca-Cola fue diseñada y desarrollada gracias a varias asociaciones clave:

  • • Limpieza de costas: El plástico marino que contienen las botellas fue recogido y recuperado por voluntarios que participaron en 84 jornadas de limpieza de playas en España y Portugal y por pescadores en 12 puertos del Mar Mediterráneo, como parte del proyecto Mares Circulares. Este proyecto, parcialmente financiado por la Fundación Coca-Cola, es una alianza entre el sistema Coca-Cola en Iberia, el Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente de España y tres organizaciones líderes sin fines de lucro: Chelonia Association, Ecomar Foundation y Vertidos Cero Association.

  • Innovación tecnológica: En enero de 2019, Coca-Cola otorgó un préstamo a Ioniqa Technologies en los Países Bajos para ayudar a escalar su exclusiva tecnología de reciclaje mejorado. Los desechos marinos recolectados por medio de Mares Circulares fueron reciclados por Ioniqa Technologies, utilizando procesos de reciclaje optimizado, transformándolos nuevamente en los componentes necesarios para fabricar PET de calidad alimentaria.

  • Alianza de la industria: Indorama Ventures, uno de los proveedores para Coca-Cola de plástico PET y de soluciones de empaque, luego convirtió este material en el plástico PET requerido para hacer la primera botella de Coca-Cola de muestra, y la primera botella de bebida del mundo, hecha con plástico proveniente del mar.