En América Latina y el Caribe, 4 millones de personas obtienen su sustento de vida mediante la recolección, transporte, separación y venta de materiales reciclables, tales como cartón, papel, vidrio, plástico y metal. Esta cifra representa a nivel mundial un 1% de la población que se dedica a la actividad del reciclaje. 

En este marco, y bajo la iniciativa global “Un Mundo sin Residuos”, con la cual la Compañía proyecta recolectar y reciclar un envase por cada bebida que coloque en el mercado para el 2030, Coca-Cola junto a su socio embotellador Bepensa Dominicana, presentó casos de éxito en reciclaje implementados en Latinoamérica.

Por qué es posible Un Mundo sin Residuos

 México y Brasil son los principales países considerados como modelos de reciclaje inclusivo, por los programas desarrollados a beneficio del sector. 

Los casos fueron expuestos por Walewska Miguel, gerente de Asuntos Públicos y Comunicaciones de Coca-Cola, en el foro “Ley de Residuos: Nuevas oportunidades para RD”, organizado por la Red Nacional de Apoyo Empresarial a la Protección Ambiental (ECORED).

Walewska Miguel en el
Walewska Miguel en el "Foro Ley de Residuos: Nuevas oportunidades para RD"

 

Casos a seguir

Miguel indicó que, en México, el Sistema Coca-Cola junto a sus embotelladores formaron PetStar, una empresa que reduce el plástico Pet y lo convierte nuevamente en resina. El éxito de este modelo es que recoge un 57% de los empaques producidos, los cuales generan botellas recicladas que están siendo distribuidas en todo el mundo. 

Brasil se posiciona como el país que genera más empoderamiento y rentabilidad con el programa Coletivo Reciclagem de Coca-Cola, que tiene como objetivo potenciar y profesionalizar las cooperativas de reciclaje y fortalecer su inserción en la cadena formal. 

Citó además el ejemplo de Chile, donde esta actividad está siendo impulsada con un programa de reciclaje municipal que tiene como estrategia la recolección de residuos reciclables, y que involucra a integrantes de la misma comunidad para la implementación de recolección diferenciada; limpieza en las comunas y retiro de residuos voluminosos para reutilización o reciclaje.

Miguel aseguró que las claves de éxito para esta actividad están en la normativa de gestión de residuos, inclusión del reciclador de base en modelos de gestión, capacidad organizativa y recursos, mercado garantizado y condiciones justas de comercialización. 

“En Coca-Cola tenemos un compromiso para el 2030, que el 100% de nuestros empaques sean recogidos y reciclados. Esto nos presenta un reto interesante que no solo implica inversión e innovación, sino también un arduo trabajo en la educación y la incorporación de todos los actores dentro de una cadena de valor, que nos permitirá lograr un resultado positivo”, puntualizó. 

El foro se llevó a cabo en el Hotel Embajador, y contó con la presencia de Juan Roberto Amell, director de Asuntos Públicos Corporativos de Bepensa Dominicana; Jake Kheel, presidente de ECORED; Juan Gabriel Rijo, gerente de calidad en CEMEX; y Francisco Matos, presidente de la Comisión de Medio Ambiente de la Cámara de Diputados. También asistieron distintas personalidades en representación de empresas involucradas al sector del reciclaje.