Raquel Santana Rodriguez es educadora jubilada y propietaria de una finca ubicada en el sector de los Playones de Sardinilla, en la provincia de Colón. Ella forma parte de los 14 asociados que ceden parte de sus terrenos para acciones de conservación, en el marco del programa de reabastecimiento Agua por el Futuro, llevado adelante por el Sistema Coca-Cola, The Nature Conservancy (TNC) y la Fundación Parque Nacional Chagres, sobre la cuenca del Río Chagres en Panamá.

Cuidando el agua para Panamá y el mundo

En su finca se han implementado 20.7 ha en protección de bosque nativo y 1.03 hectáreas en reforestación, realizadas en el año 2016, en el marco de las actividades de voluntariado de reforestación que el Sistema Coca-Cola lleva adelante.

Detrás de la finca de Raquel se encuentra la quebrada de Sardinilla, un curso de agua importante para la zona, que se abastece de pequeños afluentes que provienen de su finca: “cinco afluencias tenemos aquí arriba”, nos señala Raquel desde el jardín de su casa.

Una historia de vida con la naturaleza

Sardinilla es una zona con quebradas vivas y mucha disponibilidad de agua. Eso facilitó la producción agropecuaria, como la cría de ganado y sobre todo la siembra de arroz. “Las personas sembraban arroz y vendían sus sacos afuera. Era una zona muy productiva también en verduras y granos como maíz y frijoles”, cuenta Raquel.

Raquel llegó a esta región en el año 1952, cuando tan solo tenía 4 años. “Cuando nosotros entramos aquí era todo bosque”, dice con nostalgia. “Mi ideal es volver a ver esto como cuando yo vine a vivir aquí”.

Bosque nativo totalmente conservado: así se ve la quebrada del Río Gatuncillo en la finca de la asociada Ruby Zambrano. En su finca, cercana a la de Raquel, hay 10.5 ha de conservación de bosque, 5 con sistema agroforestales y 2,50 ha con reforestación.

Su anhelo es que su finca perdure, no sólo como patrimonio familiar, sino como patrimonio natural para las futuras generaciones. “Porque no solo para mi, sino para todo el país es importante el agua”.

Para ella la fórmula es combinar la reforestación con lo que se produce para lograr un balance ecológico. Durante muchos años de producción, los terrenos fueron sobreexplotados y sujetos a tala indiscriminada, por lo que la cuencas se han venido deteriorando.

“Ahora la cosa está tomando un balance entre la naturaleza y las necesidades del hombre. A veces no pensamos el daño que hacemos a la naturaleza con nuestra acciones.”, reflexiona Raquel.

Agua por el futuro

Raquel recuerda la sequía del 2015 como punto de quiebre, “hubo una sequía muy grande que en mi vida había visto, y todas las quebradas se nos secaron. Yo tenía ganado en ese tiempo y tuve que venderlo”.

Raquel junto al equipo de monitoreo conformado por integrantes el Sistema Coca-Cola, Fundación Parque Nacional Chagres y TNC.

A partir de eventos extremos como estos, Raquel dice haber tomado conciencia de la importancia que la vegetación tiene en los ecosistemas naturales. “Muchos propietarios talaron todo, hasta las orillas de las quebradas”.

Raquel comenzó a trabajar desde el año 2006 para revertir esta situación, con el apoyo de distintas organizaciones enfocadas a la conservación de la naturaleza, incorporando especies naturales de árboles y pastos para recuperar el terreno deforestado.

A partir del 2016 cedió partes críticas de su finca para la captación de agua al programa Agua para el Futuro. “El proyecto es muy bueno porque no solamente mejora la situación del agua en los Playones, sino en el país entero”.

 

Agua por el Futuro
Agua por el Futuro es desarrollado por The Coca-Cola Company, embotelladores locales, y La Alianza Latinoamericana de Fondos del Agua, la cual fue constituida en 2011 por The Nature Conservancy (TNC), la Fundación FEMSA, el Banco Interamericano de Desarrollo (BID) y el Fondo para el Medio Ambiente Mundial (FMAM).  En diciembre de 2018 se unió a la Alianza, el Ministerio Federal de Ambiente de Alemania, con la Iniciativa Internacional del Clima IKI (International Climate Initiative).
El Sistema Coca-Cola -conformado por The Coca-Cola Company y embotelladores locales - entiende la función vital del agua para la vida y el futuro sostenible de la comunidad. Por ello, crea el programa Agua por el Futuro con el apoyo técnico de The Nature Conservancy y la Alianza Latinoamericana de Fondos de Agua el cual tiene como objetivo devolverle a la naturaleza el 100% del agua utilizada en su producción de bebidas para 2020.