Sin importar dónde vivas, una cantidad inaceptable de plástico está contaminando nuestros océanos y vías fluviales. Este es un problema urgente que requiere una acción conjunta en muchos niveles diferentes y tenemos la responsabilidad de encontrar soluciones.

A través de los años, la Compañía Coca-Cola y sus socios embotelladores han trabajado para enfrentar múltiples desafíos relacionados con el ambiente y, en muchos casos, incluso los han convertido en oportunidades compartidas para nuestro negocio y las comunidades donde operamos. Hacer negocios de la manera correcta es parte de nuestro compromiso.

Avanzamos hacia Un Mundo sin Residuos

Con respecto a los envases, es decir, a las botellas de plástico, hemos estado a la vanguardia liderando el conocimiento, la tecnología y las mejores prácticas desde la década de 1970 y hasta hoy. Presentamos la primera botella hecha de plástico reciclado en 1991, introdujimos la primera botella de bebida fabricada parcialmente de fibra vegetal en 2009 e instalamos sistemas de reciclaje y recuperación en comunidades de todo el mundo. Ahora bien, la dimensión del reto que presentan los residuos plásticos ha aumentado y, por lo tanto, es nuestra responsabilidad hacer más.

Greenpeace lanzó recientemente una auditoría de marca que revela la cantidad de plástico y poliestireno que recolectaron en las limpiezas de playas que se llevaron a cabo en 42 países. Los resultados evidenciaron que los envases de Coca-Cola se encuentran entre las principales marcas en muchos de los países. La auditoría es parte del objetivo de Greenpeace de eliminar los desechos plásticos de los océanos. Estamos de acuerdo con su objetivo, pero diferimos con ellos en la solución.

Encontrar soluciones prácticas para la problemática de los residuos plásticos

El sistema actual de recolección y reutilización del plástico está deteriorado.

Los esfuerzos de Greenpeace para aumentar la conciencia pública sobre este importante desafío son destacados. Pero únicamente con eliminar el plástico de un solo uso no se terminará la contaminación en los océanos. El problema es multifacético y requiere variedad de soluciones:

  • Utilizar materiales que sean 100% reciclables.

  • Crear y apoyar sistemas de recolección de desechos y reciclaje en países y comunidades costeras que no cuentan con esos sistemas.

  • Mejorar las tasas de recolección y reciclaje donde sí hay sistemas.

  • Instruir a las personas sobre la importancia de reciclar y reutilizar los materiales.

  • Abogar por una política que apruebe el uso de materiales reciclados en plásticos de calidad alimentaria en los 165 países donde actualmente no es permitido.

  • Reducir el costo de los materiales reciclados e incrementar su disponibilidad.

Estamos trabajando para implementar estas soluciones y crear una economía circular que beneficie a la sociedad y funcione para nuestro negocio.

Operarios separan los plásticos PET para su reciclaje en las instalaciones de PetStar, localizada fuera de la Ciudad de México. La planta PetStar, financiada por Coca-Cola México y siete socios embotelladores regionales, es la planta más grande del mundo que se dedica al reciclaje de plástico PET con calidad alimentaria.


Acciones dentro y fuera de nuestro negocio

Trabajamos para impulsar acciones concretas y crear incentivos que promuevan el desarrollo de sistemas más sostenibles para la recolección y reutilización del plástico. Estamos utilizando nuestra capacidad, alcance y poder de convocatoria para hacer una diferencia, pero no podemos hacerlo solos. Se necesitan alianzas. Trabajamos con compañías afines, proveedores, socios embotelladores, ONGs y gobiernos locales para generar soluciones en las áreas donde la necesidad es mayor y nuestro impacto puede ser significativo.

Hemos definido metas ambiciosas para nuestro negocio con el fin de asumir la responsabilidad de nuestros empaques durante todo su ciclo de vida y reducir la contaminación en los océanos. Nuestro programa Un Mundo sin Residuos incluye una sólida labor en cada una de estas áreas:

  • DISEÑO - Esforzarse por crear envases que contengan al menos un 50% de material reciclado para el año 2030; continuar trabajando hacia el objetivo de que todos los envases de consumo sean 100% reciclables para el año 2025 (hemos logrado el 85% del objetivo).

  • RECOLECCIÓN - Reducir el desperdicio, recolectando y reciclando una botella o lata por cada una de las que vendamos para el año 2030 (a la fecha, hemos alcanzado el 59% de la meta).

  • CREAR ALIANZAS - Trabajar juntos por un ambiente y océanos saludables, libres de residuos.

Desde el lanzamiento de Un Mundo sin Residuos, el Sistema Coca-Cola en todo el mundo se ha movido rápidamente para acelerar las acciones a nivel nacional, definir metas y desarrollar nuevos programas para abordar los desafíos en torno a los residuos.

En las últimas cinco décadas, además de los numerosos programas y logros en cuanto a envases, hemos avanzado en estos nuevos objetivos desde que los anunciamos a principios de este año. 

Estamos trabajando con urgencia para frenar la contaminación plástica y ayudar a proteger nuestros océanos y vías fluviales. Estamos desarrollando nuevos modelos de negocios, innovaciones y enfoques multisectoriales que creemos nos impulsarán colectivamente hacia adelante.