Aroma a carne asada, comensales entusiastas y nubes de humo convivieron durante dos días en el BBQ Fest Costa Rica, que por primera vez logró reunir a 22 equipos que competían por ser reconocidos como el mejor a nivel nacional.

En esta 7 edición habían equipos que ya eran conocidos por su trayectoria, así como otros nuevos, todos con la ilusión de tener la posibilidad de estar en el Mundial de BBQ en Tennessee Estados Unidos.

Fueron dos agotadores días donde cada equipo tuvo que preparar 8 platos diferentes para impresionar a los jueces oficiales de la competición. Desde platos típicos hasta unas costillas, fueron los mayores retos de estos maestros de la parrilla.

Más que ser una competencia el ambiente que se vivía era como el de tener una parrillada entre amigos. Muchas bromas y apoyo entre todos, al final de cuentas todos están haciendo lo que más les gusta.

El domingo empezó con la entrega del pollo, una carne que muchos creerían fácil, pero para los equipos es una de las más complicadas, además cada vez que salía un equipo a entregar su plato, todos gritaban, ¡Pollo, pollo!. Una tradición que han impuesto en cada BBQ Fest.

Las parrillas encendidas desde la una de la mañana solo esperan ser abiertas para mostrar a todos el fruto de tantas horas al fuego.

Cada corte se presenta con un minucioso cuidado, ya que cada punto cuenta y la presentación es lo primero que ven los jueces.

Las costillas, una de las favoritas de todo amante de las parrillas, fueron el segundo plato del día, y uno de los que se robaron las miradas de todos los que llegaron al festival.

Fueron 22 equipos en total, la cifra más alta en los 7 años que tienen la competencia.

Al final y después de una competencia muy reñida, el equipo Pelón Parrillero fue escogido como el ganador y tendrá la posibilidad de ir al Mundial de BBQ. El equipo BBQ Costa Rica fue segundo y Ramadi Parrilleros fue el tercero.