Si hace 50 años, alguien nos hubiera dicho que una hamburguesa iba a ser un icono mundial, probablemente hubiéramos sonreído, con incredulidad. Nos es muy común, que un alimento sea tan relevante hoy, como lo era hace 50 años. Sin embargo, eso fue lo que sucedió, la Big Mac se instaló como el item más conocido y universal de McDonald's.

Su creador, Jim Delligatti, propietario de una de las primeras franquicias de McDonald’s, ubicada en Pensilvania, Estados Unidos, desarrolló esta hamburguesa un verano de 1967. ¡Su éxito fue inmediato, y Big Mac está cumpliendo su 50 aniversario este año!

Hoy, el combo de Big Mac + Coca-Cola y papitas es universal en McDonald’s, con presencia en más de 100 países; el año pasado sus ventas alcanzaron la cifra de 1.3 billones de unidades alrededor del mundo.

Su penetración global hizo que la prestigiosa revista “The Economist” la utilice como punto de referencia para determinar un particular índice del coste de la vida en diferentes países, el Big Mac index, que sirve como un indicador económico que contrasta el valor de las monedas extranjeras contra el dólar estadounidense.

La lata Big Mac, una lata temática que une dos íconos universales

Hablar de esta hamburguesa insignia nos lleva a hacerlo también de una bebida icónica que la ha acompañado estas cinco décadas. Un combo inseparable, una especie de dúo dinámico para millones de consumidores que diariamente piden una Big Mac con Coca-Cola, ya sea porque están en un país extraño y se aferran a la seguridad de lo conocido, porque añoran esa combinación de sabores, por un antojo, por preferencia o por ser fiel a un clásico.

Por eso, con motivo del cumpleaños 50 de la famosa hamburguesa, Coca-Cola la ha homenajeado con una lata conmemorativa, la Lata Big Mac, una edición especial de la lata Coca-Cola sin Azúcar, con un diseño que alude a la receta original del clásico de McDonald’s: dos hamburguesas, lechuga, queso, salsa especial, cebollas y pepinillos, en pan de semillas de sésamo. Una iniciativa sin precedentes, desarrollada por la agencia publicitaria DPZ & T.

"Cinco décadas merecen una gran celebración. Es por eso que hemos decidido mostrar la fuerza de esta asociación que siempre ha funcionado; después de todo, un Big Mac con Coca-Cola es una combinación perfecta constante", expresa Dan Gertsacov, CMO de McDonald's en Latinoamérica.

Cada lata vendrá de manera gratuita por la compra de un McCombo Big Mac, acompañada de una carta en la que se agradece a los fans esta alianza duradera. Además de esto, se destaca cómo la bebida gaseosa número uno y la hamburguesa más famosa del mundo van bien juntas.

"Hemos hecho algo sin precedentes, una combinación de dos grandes iconos. Es un tributo tan especial que solamente Big Mac lo podría recibir: su propia Coca-Cola", observa Rafael Urenha, Director Creativo de DPZ & T.

En nuestra región, la Lata Big Mac, solo está disponible en Colombia y será entregada como obsequio a brand lovers y personalidades cercanas a ambas marcas.