El movimiento Cada gota cuenta, impulsado por Brisa, ya seleccionó a las dos comunidades que serán parte de esta iniciativa en Colombia. Panan y Cardonales contarán con un proyecto que les ayudará a mejorar el acceso a agua para los pobladores de estas localidades.

La iniciativa procura apoyar a comunidades que cuentan con diferentes problemas para poder acceder al agua, ya sea por falta del recurso o por que el agua no es de buena calidad. En Colombia, hemos iniciado con las comunidades de Panan y Cardonales, que tienen realidades y problemáticas distintas:

Cardonales: un pueblo de artesanos

Uno de los proyectos se desarrollará en la zona de la Guajira, más precisamente en la comunidad de Cardonales, muy cerca de la frontera con Venezuela. Llegar hasta allí toma casi 2 horas en avión desde Bogotá o unas 18 horas en autobús.

La comunidad está en una zona muy seca, donde el calor ha definido la arquitectura, con casas hechas de barro para atenuar las altas temperaturas. Este clima hace que el suelo no sea muy productivo para la agricultura, por lo que las artesanías y el trueque son las principales fuentes de ingreso de las casi 200 familias.

Datos de Cardonales
    

Población beneficiada: 1.050

Actividades: Creación de artesanías                                

Problema: No tienen acceso cercano al agua 

La lejanía y el clima hacen que recursos fundamentales como el agua potable o la electricidad no estén presentes. La única fuente de agua de los pobladores es un pozo situado a 5 km de distancia de la comunidad, desde donde se bombea el agua por medio de un molino de viento, que no está en las mejores condiciones por el paso del tiempo.

Imagen-1.jpg
 El proyecto se enfocará en restaurar el sistema actual, desde el molino hasta el pozo, haciendo una limpieza de varias secciones y restaurando partes del sistema que están obsoletas. 

Actualmente, para llegar al tubo comunitario, los habitantes deben hacer una ruta de casi una hora y media (más de 5km), recoger el agua y llevarla luego de vuelta a sus casas, bajo el fuerte calor característico de la zona.

Esta situación se solventará con la creación de un sistema de distribución, que gracias a la gravedad llevará el agua a cada localidad, ya que el tubo está en una zona mucho más alta.

No obstante, el agua debe ser tratada, ya que al ser tomada de un pozo contiene una gran cantidad de metales pesados que pueden afectar la salud. Ante esta situación, se pondrá a disposición de las familias unos 200 filtros de agua.

Panan:  La principal del Cabildo Indígena

La comunidad de Panan se encuentra en el departamento de Nariño, a unos 959 km de Bogotá. La forma más rápida de llegar a ella es vía aérea en casi una hora y media de vuelo. Luego se debe continuar el trayecto por tierra, conduciendo unas 3 horas más

Datos de Panan

Población beneficiada: 3.700

Actividades: Agricultura de papas y ganadería lechera

Problema: Agua contaminada por desechos de animales y monocultivos de papa 

 

El principal problema en esta comunidad es que aunque tiene un sistema de agua que distribuye el líquido, la potabilidad de esta no es la mejor, ya que se ha encontrado un porcentaje alto de contaminación proveniente de los desechos de los animales de campo, debido a la producción ganadera.

El proyecto busca ayudar a resolver la problemática con la instalación de un sistema de cloración en los dos acueductos locales, que será una “casa” encima de cada uno para que haga la cloración por medio de gas. De esta forma unos 3.700 habitantes en 10 veredas cercanas se verán beneficiados con agua mucho más limpia.

Ambos proyectos forman parte de Cada gota cuenta, iniciativa impulsada por Brisa que busca llevar proyectos de acceso a agua a comunidades de Colombia. Los proyectos cuentan con el aval de organizaciones nacionales. Además como parte de las instalaciones técnicas, se darán charlas que buscarán crear una conciencia ambiental en los pobladores.