San Juan es una comunidad situada en Manta, Manabí, al oeste de Quito, en Ecuador en donde predominan las montañas, a pesar de estar cerca de la costa. Esta comunidad, compuesta por los barrios San José, San Ramón y San Juan, contaba con agua de forma esporádicamente o tenían que salir del pueblo para comprarla.



Gracias a Cada gota cuenta de Dasani, a la Empresa Pública de Agua de Manta (Epam), CARE y Fundación Aliarse, actualmente, estos barrios cuentan con un mejor acceso al agua, además de la rehabilitación del tanque de almacenamiento de la comunidad.

Conoce más historias: Santa Fé de Galán: unidos por agua de calidad

La comunidad recibió además capacitación para dar seguimiento a los sistemas a través de comités de agua y capacitación en el cuidado del agua.

“La poca infraestructura que tenían se deterioró y comenzó a llegar gente de otros sectores debido al terremoto. Hay más población que tenemos que atender con más redes de agua potable. Hay sectores que por su topografía o densidad de población tienen dificultades para obtener agua todo el día, estamos trabajando en eso y por eso nos aliamos para poder brindar este servicio”, cuenta Víctor Bravo, Director Técnico de EPAM.

En San Juan y en San Ramón el agua llegaba un máximo de dos veces por semana y en San José no tenían agua del todo, por lo que debían desplazarse para abastecerse de agua o comprarla.

También: Cada Gota Cuenta en Jama

El sistema de agua de ese momento no contaba con la capacidad de llegar a todas las casas, por lo que por medio de Cada gota Cuenta y con ayuda del Epam, Care y Aliarse,  se mejoró la red de distribución y se rehabilitó el tanque de almacenamiento que ahora vendrá a suplir esta necesidad esencial. Este proyecto es sostenible gracias al apoyo del Epam, que se encargará del mantenimiento de los sistemas instalados.