“Cuando llegó la primera solicitud de un paciente sospechoso de Covid-19 de la zona, mi sensación es de incertidumbre porque ya vamos a tener un mayor impacto”, relata César Cerdas, Director Laboratorio Clínico del Hospital de Guápiles, Costa Rica. 

Y no es para menos. Para cumplir su deber, Cerdas y su equipo viven en constante exposición al contagio, pero es algo que asume con total compromiso. “Teníamos que utilizar todo el conocimiento adquirido a través de los años”, comenta.

Con su trabajo ha ayudado a mejorar los los procesos de atención, automatización y de diagnóstico molecular. “Lo que se busca es la mejora continua para el paciente”, dice Cerdas, quien además de llevar la responsabilidad de cuidar a sus pacientes, también debe velar por la salud mental y física de sus colegas.

“Se ha logrado que las pruebas lleguen a todos los rincones del país”, remarca el laboratorista. “El personal de salud siempre está pensando más en el bienestar del paciente y eso ha hecho que todo sea más simple”, concluye.