La Navidad no sería posible sin esas personas que me ayudan a hacerla realidad, es obvio que por más Santa que sea, no puedo hacerlo todo. Así que esta nota es para homenajearlos por mantener encendida esta magia, que nos une desde tiempos inmemoriales por todo el mundo. 

Seguro que en tu casa tienes, al menos, uno de ellos. Son quienes se encargan de reunirnos a celebrar, así que no olvides agradecerles y felicitarlos por su trabajo.

1. Cocineros/a de la Navidad

Son imprescindibles porque sin ellos no hay cena navideña. Por lo general es un trabajo a tiempo completo, ya que se encargan de la selección del menú, comprar los ingredientes, prepararlo y servirlo en las vísperas de mi arribo, chimeneas mediantes.

2. Duendes instaladores de adornos, árboles y luces

Un incontrolable frenesí los proyecta hacia la decoración y son capaces de convertir la casa en un auténtico barroco navideño. Hay de todos los estilos, desde los que arman árboles clásicos o a la moda, hasta los que iluminan las fachadas y los jardines de sus casas.

3. Envolvedores de regalos de clase profesional

Tras las cintas y papeles con motivos navideños se atrinchera este ejército de manos laboriosas que aseguran que cada hogar tenga los regalos debidamente envueltos e identificados, perfectamente ordenados debajo del árbol.

4. Las almas bondadosas de la Navidad

Son los que encuentran en la Navidad la excusa perfecta para ayudar a los demás, colaborar con una buena causa, llevarle felicidad a los que más la necesitan. No son fáciles de identificar, pero por suerte están por todos partes haciendo miles de cosas positivas para ayudar a las personas.

5. El vecino que se disfraza de Santa

Menos numerosos, pero igualmente necesarios, no hay barrio o cuadra que no encuentre a un vecino con los ánimos de asumir este rol, que tiene la recompensa de encarnar el espíritu navideño en su máxima expresión. Los más pequeños lo agradecerán por siempre.

Santa Claus es el personaje icónico de la Navidad, cuya relación con Coca-Cola se remonta a principios de siglo XX y continúa hasta estos días.