En 2009, la Compañía Coca-Cola irrumpió en el escenario de los envases sostenibles con el lanzamiento de PlantBottleTM, la primera botella de plástico PET completamente reciclable en el mundo, hecha parcialmente de fibras vegetales.

Marcas de bebidas que van desde DASANI y Coca-Cola hasta Gold Peak han encontrado un espacio en los empaques PlantBottle, que en la actualidad representan el 30% del volumen de envases de la compañía en Norteamérica y el 7% a nivel mundial. Desde 2009, al sustituir hasta el 30% del petróleo que se utiliza para fabricar las botellas de plástico PET con material de caña de azúcar y otros componentes de origen vegetal, PlantBottle ha evitado las emisiones de CO2 equivalentes a sacar a casi 1 millón de vehículos de circulación.

Descubre como nos propusimos recolectar cada botella que producimos para el 2030

Desde la introducción de PlantBottle, Coca-Cola ha permitido a compañías que no son de la competencia utilizar la tecnología y la marca en sus productos, desde Heinz Tomato Ketchup, hasta los tejidos internos de algunos sedanes híbridos Ford Fusion.

A principios de este año, en un artículo de opinión publicado en la versión en línea de The Washington Post, el CEO de Coca-Cola, James Quincey, anunció planes de una mayor expansión para PlantBottle IP, incluso para competidores en la industria de bebidas.

"Es necesario que más compañías utilicen esta tecnología en una amplia gama de aplicaciones para lograr el impacto que sabemos que puede tener", escribió Quincey. "No se trata solamente de PlantBottle. Se trata de cambiar básicamente nuestra forma de pensar. No podemos permitirnos que nadie acapare buenas ideas si éstas pueden ayudar a proteger el planeta ".

En la actualidad, solo un número limitado de proveedores producen el tipo de biomaterial que se utiliza para fabricar la resina PlantBottle, lo que agrega complejidad y costo al proceso de producción. Al promover un mayor uso de bioPET por parte de compañías tanto dentro como fuera de la industria de bebidas, Coca-Cola espera aumentar la demanda y, a su vez, reducir los precios.

"La expansión del acceso a nuestro PlantBottle IP se alinea con nuestra visión ‘Un Mundo sin Residuos’, y con el objetivo de obtener polímeros de fuentes renovables en nuestro circuito cerrado", expuso Scott Pearson, Director Senior de Innovación de R&D Global de la Compañía Coca-Cola. "Se trata de impulsar una economía circular, y de usar y reutilizar nuestros recursos de una manera más eficiente. Parte de eso, para los plásticos, significa emplear materias primas renovables que no se derivan de combustibles fósiles ".

Coca-Cola también está innovando las tecnologías de bioplásticos básicas para aumentar aún más el suministro mundial de material biológico que se puede utilizar en la resina PET. Además, la Compañía está invirtiendo en tecnología que permita utilizar más material reciclado en sus envases; y está haciendo que sus envases plásticos sean más livianos y fáciles de reciclar. También, la compañía está distribuyendo contenedores para reciclaje, creando centros de recolección y promoviendo el reciclaje en comunidades locales alrededor del mundo.