En 1920, la Compañía lanzaba su primera campaña publicitaria navideña. El centenario llega en un año más que difícil, y la celebración resalta lo verdaderamente importante: el mejor regalo somos nosotros mismos.

Por: Rafa Prandini

La vida era muy diferente en 1920. La radio daba sus primeros pasos, al cine le faltaban unos años para ser sonoro y, en las calles, los automóviles aun competían con los carruajes. El mundo ha cambiado mucho, pero hay algo que permanece inmutable desde entonces: en cada rincón del planeta, la Navidad comienza a vivirse cuando aparece la campaña publicitaria de Coca-Cola.

Cumplimos un siglo llevándole a las personas de todo el mundo la magia navideña con los más icónicos avisos. Desde la familia de osos polares y la primera aparición, en 1931, de la figura de Papá Noel creada por Haddon Sundblom, regordete y alegre tal como lo conocemos detrás de su larga barba blanca, a las caravanas de camiones iluminados, Coca-Cola es sinónimo de Navidad.

Y si esperábamos que este primer centenario fuera especial, este mundo cambiante y a veces impredecible se esmeró en traernos un año difícil de olvidar.

Ha sido un 2020 complicado para todos. El año en que nuestras vidas cambiaron de la noche a la mañana. Tuvimos que cambiar hábitos, aprender otros nuevos. Y redescubrir el valor de las cosas simples.

Te puede interesar: Conoce a Taika Waititi, ganador del Oscar y director del último comercial de Coca-Cola

Por eso, en estas fechas tan especiales, queremos animar a todas las personas con un mensaje que ponga de manifiesto las cosas realmente importantes. Decirles que la verdadera magia de la Navidad está en conectarnos entre nosotros. En estar cerca de nuestros seres queridos de la manera en que podamos hacerlo: compartiendo la mesa navideña con una Coca-Cola o a la distancia a través de una pantalla. Y saber que el mejor regalo que podemos dar es nosotros mismos.

Ése es el mensaje de nuestra nueva campaña integral de mercadeo navideña, que incluye un comercial de televisión dirigido por el ganador del premio Oscar por Jojo Rabbit, Taika Waititi, más que un comercial, esta pieza audiovisual muestra el recorrido que hace un padre para poder entregarle a Papá Noel la carta con los deseos navideños de su hija.

A un siglo de su primera campaña publicitaria navideña, Coca-Cola se reafirma como la marca icónica de las fiestas y lo celebra con un mensaje que nos invita a estar juntos como nunca en esta Navidad.