Como en todo el mundo, Coca-Cola en Ecuador se ha ido transformando para liderar los cambios en las preferencias de las personas y al mismo tiempo crear valor compartido no sólo para los accionistas sino también para las comunidades donde opera. Porque el Sistema Coca-Cola es al mismo tiempo global y local con presencia en todo el territorio y con un compromiso por el desarrollo del país.

La nueva campaña del Sistema Coca-Cola –Creamos Juntos– pone el foco en el efecto multiplicador de las iniciativas que el Sistema impulsa para promover un desarrollo conjunto del sistema y del país. La generación de empleo, el apoyo a los pequeños y medianos comercios y la acción directa para apoyar a las comunidades donde operamos a través del empoderamiento de la mujer son los ejes que permiten pensar en un crecimiento sostenible y que, marcan una diferencia positiva para un progreso próspero.

Te puee interesar: El crecimiento sostenible de un Sistema y de un país

Existe en el Sistema Coca-Cola un compromiso para contribuir al desarrollo del país, generamos más de 40 mil empleados directos e indirectos a los que se les brinda oportunidades de desarrollo y, al mismo tiempo, convierte al Sistema Coca-Cola en un socio del país.

El aliento y la proyección que el Sistema les otorga a los emprendedores ecuatorianos es otro de los pilares de la apuesta al crecimiento colectivo. El apoyo a más de 160 mil pequeños y medianos tenderos impacta en forma directa en el progreso de un sector clave para dinamizar la economía.

La tercera iniciativa pone el acento en el empoderamiento de la mujer a través de 5by20, un compromiso global de Coca-Cola que tiene como meta facilitar el empoderamiento económico de 5 millones de mujeres que gerencien o sean dueñas de tiendas en la cadena de valor para el 2020. El programa en Ecuador se puso en marcha bajo el nombre Emprendemos Junt@s e involucra a más de 6 mil mujeres, que a través de capacitaciones fortalecieron sus habilidades comerciales y sociales. La contribución a lograr una inclusión eficaz y provocar una transformación positiva conforman un balance esperanzador para esta primera etapa.