Profesor transforma un triciclo para dar clases a domicilio

Gerardo Ixcoy, originario de Santa Cruz del Quiché, al ver que sus estudiantes estaban quedándose atrás en el curso electivo, decidió ser parte del cambio y crear una solución, es por eso que modificó un triciclo, instalando un pizarrón más un vidrio e incluyendo una vara para indicar la distancia mínima entre él y sus estudiantes. 

Una vez terminado el triciclo, se puso una mascarilla más una careta y empezó a pedalear para llegar a la casa de sus alumnos y así seguir enseñándoles mientras toma medidas para cuidar su salud y la de ellos.

Con esta acción, Gerardo nos da una gran lección de amor al trabajo y a la educación, porque, como él afirma, “podemos contribuir con los niños, que son el presente y el futuro de Guatemala”.


Carlos recolecta víveres para excompañeros que perdieron su empleo

Carlos Antonio Moctezuma, quien tiene 6 años trabajando en la misma compañía, al ver que varios de sus compañeros perdieron sus empleos le inundó la tristeza, pero quiso hacer algo junto a su equipo. ¨Decidimos ayudarlos de cierta manera para que no se sintieran desamparados¨, comenta. 

Te puede interesar: Dedicado a la Humanidad: héroes que nos devuelven la fe y el optimismo

Hoy Carlos, junto a su compañeros, reúnen víveres cada semana para entregarlos a aquellos compañeros que quedaron sin trabajo y así darles una mano amiga.

Pero esta historia tiene un episodio más, recientemente en la compañía iniciaron el proyecto de Delivery Propio, con el que lograron que varios excompañeros se reintegraran. Con este nuevo servicio Carlos, quien antes fue bartender, decidió hacer un cambio y desempeñarse como repartidor y con el dinero ganado seguir comprando víveres para sus compañeros que continúan sin trabajo, demostrando que las ganas de ayudar a los demás puede movilizarnos a hacer grandes cosas.

María Isabel ayudó a adultos mayores con una publicación en redes

Por muchos años las calles del Centro Histórico, Zona 1, han visto a los vendedores de helados repartir alegría y sabor mientras hacen sonar las campanas de sus carritos. 

Aunque hoy siguen haciendo sus recorridos para ganarse el pan de cada día, ya no hay tantas personas en las calles que les compren. Esto ha afectado sus ingresos, los cuales usaban para comprar víveres y medicinas, estas últimas son sumamente importantes, ya que muchos son de la tercera edad.

María Isabel Grajeda vio lo que estaba pasando y decidió publicar su historia en redes sociales para así recolectar ayuda. La respuesta fue inmediata y lograron recaudar fondos para ayudar a estos señores. ¨Al principio no podían creerlo, porque nadie se preocupaba por ellos antes¨, explica María, pero gracias al apoyo de muchas personas de buen corazón estos adultos mayores han recibido víveres, camas, catres, atención médica y medicinas. 

Byron creó La Olla Comunitaria, iniciativa que reparte comida, víveres y solidaridad 

En el mundo hay personas que no se quedan de brazos cruzados al ver que en su comunidad hay mucho por hacer, uno de ellos es Byron Vásquez, dueño del restaurante La Rayuela de la Zona 1, en Ciudad de Guatemala.

Byron, al ver el aumento de personas en situación de calle, puso manos a la obra y empezó a cocinar, pero esta vez llevaría sus platillos a aquellos que no tienen qué comer. Poco a poco esta acción, que pudiera parecer pequeña, ha llevado grandes porciones de amor y solidaridad a miles de personas. 

Te puede interesar: Ella sacó de su propio dinero para regalar bolsas de víveres en Guatemala

Lo que empezó como una iniciativa en la cocina del restaurante La Rayuela se convirtió en La Olla Comunitaria, un movimiento que actualmente entrega comidas y bolsas con víveres para las personas más desfavorecidas y que viven en situación de calle, al que se han ido sumando más cocinas en diferentes departamentos de Guatemala, llegando a un total de 10 puntos distribuidos en lugar como Quetzaltenango, Santa Cruz del Quiché, Antigua, entre otros. Incluso se ha extendido a El Salvador y Honduras.

En estos 3 meses se estima que han servido unas 48,000 raciones, más de 2,000 bolsas de alimentos y en total existen 160 voluntarios distribuidos entre los 3 países.  ¨Tenemos que ser mejores personas¨, es la invitación que nos hace Byron desde Ciudad de Guatemala.