Desde el 9 de marzo pasado, cuando se anunció el primer primer caso de Covid-19 en Panamá, hemos encontrado incontables retos, pero también visto el alcance de la unión como seres humanos. Así lo demuestran cuatro panameños cuyas acciones nos dan razones para creer en un mejor mañana. 

Luis Carlos transporta a pacientes dados de alta

Luis Carlos del Río, quien labora en el Ministerio de Salud como conductor, es uno de ellos. En un traslado de personal médico se contagió del virus; sin embargo, la recuperación de su salud vino acompañada de un deseo de dar su granito de arena por otros. 

Ahora transporta a los pacientes dados de alta a sus hogares, permitiendo el reencuentro con sus seres queridos. “Ese es un momento de tantos sentimientos encontrados que te llenan como ser humano”, afirma.


Karla lucha en la primera línea de atención

También en la primera línea de batalla Karla Herrera, médico general del Hospital San Miguel Arcángel, se encarga de valorar a los pacientes y hacer el hisopado para diagnosticar el COVID-19.  

Te puede interesar: Dedicado a la Humanidad, una campaña de Coca-Cola que reconoce a los héroes anónimos de la región

“Es agradable ayudarlos, poder resolver su mayor miedo, tener COVID-19, y darles tranquilidad en un momento como este”, explica la doctora, quien se motiva cada día gracias al ambiente de camaradería vivido en el hospital.


Carla creó una iniciativa para reconocer al personal de salud

Por su parte, Carla Severino sirve un plato de fuerza y esperanza. En su caso, mediante “Comida para nuestros héroes” busca donaciones de alimentos que entrega en centros médicos. 

La iniciativa nació en sus redes sociales un 16 de marzo y ha crecido hasta lograr  que los doctores sientan “que les llegó esa alegría que necesitaban para estos momentos de incertidumbre”, recalca esta emprendedora. 


Ana gestiona alimentos para más de 70 mil panameños

Desde otra acera, Ana Méndez, gerente del Banco de Alimentos Panamá, le ha sumado horas a su jornada laboral para tenderle una mano a las familias panameñas que se han visto afectadas por la pandemia. 

Ana trabajó en la banca por más 25 años, pero cambió su rumbo hace cinco, cuando asumió las riendas de esta organización sin fines de lucro, lo cual le ha permitido ver de cerca la esperanza y agradecimiento de más de 70 mil personas que reciben alimentos mensualmente. 

“Todos sentimos incertidumbre; sin embargo, saber que tenemos que echar para adelante nos ayuda a no quedarnos de brazos cruzados”, es el mensaje de Méndez para el pueblo panameño. 

Hoy más que nunca, en medio del aislamiento, estos cuatro héroes inspiran a todo el pueblo panameño a tener razones para creer en la humanidad.