Victoria Duque es directora comercial de TriCiclos para la región

La problemática de los residuos es un tema de interés mundial y para solventarlo debemos trabajar todos de la mano, la industria, los gobiernos, las ONGs y las comunidades. TriCiclos es una organización que utiliza el camino de la economía circular para mostrar la importancia de manejar adecuadamente los residuos en toda la cadena de producción, y es un aliado regional de la Compañía Coca-Cola en su meta global por un mundo sin residuos.

Victoria Duque es directora comercial de TriCiclos para la región y conversó con nosotros sobre la misión de la organización, los pasos a seguir y las metas a futuro para disminuir el impacto y darle valor a los residuos. 

¿Cómo definiría a TriCiclos y cuál es su principal propósito?

TriCiclos es una empresa de economía circular aplicada y su propósito es hacer que la sustentabilidad sea contagiosa mediante soluciones que ayuden a resolver la problemática urgente de los residuos, movilizando cambios en los hábitos de consumo responsable de los ciudadanos, buscando que las industrias mejoren sus sistemas productivos y hagan intervenciones positivas en el diseño de sus productos, servicios y modelos de negocio.

Lea: Reciclaje inclusivo: Hacia una formalización de los recicladores de la región

¿Cuáles son las metas y objetivos de Triciclos en la región?

TriCiclos Colombia lleva casi un año de operación y llegamos en el momento justo cuando la Ley de Responsabilidad Extendida del Productor se encuentra en plena etapa preoperativa, y se enmarca dentro la Estrategia Nacional de Economía Circular del Plan de desarrollo. Este panorama regional y la urgencia climática que estamos atravesando nos plantea un reto enorme para Colombia y las geografías que desde aquí atendemos, que son Centro América, Caribe, Ecuador y recientemente el inicio de operaciones en México. Gran parte de nuestros objetivos y expansiones están ligados a los compromisos que nuestros clientes han asumido como metas globales, como por ejemplo el compromiso de Coca Cola de tener “un mundo sin residuos”.

¿Cómo explicaría el concepto de economía circular a la gente?

Economía circular es más que impedir que un material o producto llegue al fin de su vida útil, se trata más bien que pueda mantenerse en la economía, promoviendo que sea utilizado más de una vez. El modelo actual de desarrollo económico nos llevó a operar bajo una economía lineal en donde extraemos recursos naturales, los transformamos en un bien, los consumimos y los desechamos. Así como en los ciclos biológicos el concepto de basura no existe, en los ciclos técnicos la basura tampoco debería existir.

"Para cambiar debemos olvidarnos del modelo de desarrollo acostumbrado: comprar, usar y desechar sin pensar en los impactos que causa sobre el planeta"


¿Cúal es su visión del tema del manejo de los residuos? ¿Alguna particularidad en nuestra región? ¿Cuál es las amenazas, cuáles las oportunidades?

La problemática que atravesamos como especie es el modelo de desarrollo al que nos acostumbramos, un modelo basado en la dinámica de comprar, usar y desechar sin pensar en los impactos que causa sobre el planeta este esquema de consumo poco responsable.

Las ciudades deben “pensarse” de forma sostenible, permitiendo que el mismo sistema público de aseo asegure la separación y aprovechamiento, así funciona en varios países de Europa, Canadá y regiones de Estados Unidos.  Las amenazas han sido más que evidentes, desechamos más de 2.000 millones de toneladas de residuos sólidos urbanos, el 30% de los alimentos se desperdician cuando un 15% de la población tiene inseguridad alimentaria y más de 8 millones de toneladas de plásticos están llegando a los océanos. Existen oportunidades de nuevos negocios a partir del cierre del ciclo y en la transformación de residuos en nuevas materias primas, ya que en la transformación también tenemos brechas que cubrir.

¿Cuál es su visión del rol del sector privado en el tema del manejo de residuos sólidos?

Hay mucha presión puesta sobre el rol privado y hemos podido evidenciar acciones de respuesta muy contundentes, en parte por la presión de un marco normativo y por el mismo consumidor, y también por la declaración voluntaria de las mismas empresas de hacerse cargo de los residuos que emiten a través de sus productos y operaciones. Juegan un papel fundamental en la solución de la problemática pero la responsabilidad de esta solución debe ser compartida con el gobierno y con los ciudadanos.

¿Qué opina de iniciativas como Un Mundo sin residuos de la Compañía Coca-Cola

Creo que es un reto muy ambicioso, pero es posible. Hoy hay más de 27 mega ciudades como Dubai, Londres, Los Ángeles, Milán, Montreal, Nueva York, París, Tokio, entre otras, que han firmado la declaración cero residuos del programa C40 con metas al 2030. Hay regiones que ya han logrado desviar de vertederos más del 70% de los residuos totales generados, reduciendo artículos de un solo uso, compostando residuos orgánicos, reciclando y aplicando estrategias de economía circular como la reutilización, la separación y la remanufactura que evita la generación de residuos innecesarios. Lo que tienen en común todos los lugares que han asumido estos compromisos o iniciativas es la voluntad comunitaria para hacerlo realidad.

Lea: ¿Cómo Coca-Cola planea trabajar para que tengamos un “Mundo Sin Residuos” para el 2030?

¿Qué alianzas han trabajado con Coca-Cola?

Coca-Cola es uno de nuestros aliados más cercanos, la construcción de cooperación que se ha tejido ha estado basada en acompañarlos en asumir el reto de “Un mundo sin residuos” en diferentes países de Latinoamérica, donde hemos validado técnicamente los rediseños de sus empaques y envases, hemos calculado la reducción del impacto ambiental como parte de la estrategia de envases retornables, diseñamos proyectos educativos como el bus del reciclaje que visita instituciones educativas enseñando a niños y adolescentes a reciclar correctamente, así como esquemas de recolección de residuos aprovechables a través de nuestros puntos limpios en Chile, Brasil, Colombia y Costa Rica. Recientemente ejecutamos una limpieza en tres playas de Chile y los respaldamos en sus estrategias de comunicación como expertos técnicos.

¿Dónde ve los mayores retos para lograr disminuir y erradicar los residuos sólidos que acaban en nuestras cuencas hídricas y mares?

Hay presiones y retos en todos los eslabones de la cadena: en la recolección porque no separamos en la fuente y no reconocemos al reciclador de oficio como prestador del servicio, en la transformación también hay retos, es necesario que las industrias existentes empiecen a demandar más materias primas de origen reciclado que permitan aprovechar y valorizar los materiales que hoy no están cerrando el ciclo. Adicionalmente, también existe un reto a nivel de diseño, en donde los productos/servicios incorporen criterios técnicos que permitan que los materiales puedan circular infinitas veces en la economía.