Como en todo el mundo, Coca-Cola en Ecuador se ha ido transformando para liderar los cambios en las preferencias de las personas y al mismo tiempo crear valor compartido no sólo para los accionistas sino también para las comunidades donde opera. Porque el Sistema Coca-Cola es al mismo tiempo global y local con presencia en todo el territorio y con un compromiso por el desarrollo del país.

La nueva campaña del Sistema Coca-Cola –Creamos Juntos– pone el foco en el efecto multiplicador de las iniciativas que el Sistema Coca-Cola impulsa para promover un desarrollo conjunto del sistema y del país. De algún modo, el Sistema es una economía regional en sí misma por su magnitud y su capilaridad. La generación de empleo, el apoyo a los pequeños y medianos comercios y la acción directa para apoyar a las comunidades donde operamos a través del empoderamiento de la mujer son los ejes que permiten pensar en un crecimiento sostenible y que, en definitiva, marcan una diferencia positiva para un progreso próspero.

Existe en el Sistema Coca-Cola un compromiso para contribuir al desarrollo del país, generamos más de 40 mil empleados directos e indirectos a los que se les brinda oportunidades de desarrollo y, al mismo tiempo, convierte al Sistema Coca-Cola en un socio del país. El efecto multiplicador es fenomenal: por cada trabajador que incorpora la Compañía, otros 9 se generan en la economía ampliada de Ecuador.

Te puede interesar: El compromiso de crear valor compartido para la comunidad

Somos conscientes de la responsabilidad que nos toca como sector empresario en este momento trascendental para el país y, por eso, renovamos nuestro compromiso con el Ecuador, donde trabajamos con pasión desde hace 90 años para crear valor compartido con la sociedad. Todas nuestras acciones se alinean con el objetivo de acompañar el desarrollo de los ecuatorianos

El aliento y la proyección que el Sistema les otorga a los emprendedores ecuatorianos es otro de los pilares de la apuesta al crecimiento colectivo. El apoyo a más de 160 mil pequeños y medianos tenderos impacta en forma directa en el progreso de un sector clave para dinamizar la economía.

La tercera iniciativa pone el acento en el empoderamiento de la mujer a través de 5by20, un compromiso global de Coca-Cola que tiene como meta facilitar el empoderamiento económico de 5 millones de mujeres que gerencien o sean dueñas de tiendas en la cadena de valor de la Compañía para el 2020.

Las mujeres son el sostén en sus comunidades. A nivel global, según estadísticas de UNICEF, ellas controlan dos tercios del gasto del planeta, realizan el 66% del trabajo, aunque sólo ganan el 10% del ingreso mundial. Pero ese dinero lo reinvierten en sus familias y en sus comunidades.

El programa en Ecuador se puso en marcha bajo el nombre Emprendemos Junt@s e involucra a más de 6 mil mujeres, dueñas de pequeños negocios, que a través de capacitaciones fortalecieron sus habilidades comerciales y sociales. La contribución a lograr una inclusión eficaz y provocar una transformación positiva conforman un balance esperanzador para esta primera etapa.

Pero no hay nada tan contundente como los testimonios de las mujeres que se beneficiaron con esta acción. Jesenia es dueña de una tienda en Nayón y tiene claro cómo Emprendamos Junt@s le cambió la vida: “El programa me ayudó para entender más la situación de los clientes y también a equilibrar mi vida personal y mi vida laboral!, explica con una gran sonrisa, y agrega: “Ahora sé cómo tengo que hacerlo. Y puedo hacer más y mejor”.