Hoy, como yo, muchas otras mujeres en Ecuador se habrán despertado, ayudado a sus hijos a bañarse, alistarlos para ir a la escuela y después emprenderán un viaje hacia su trabajo soñando con que el tráfico no sea tan denso o que por primera vez en la vida estén las calles despejadas.

Mientras yo duermo, Rosita se despierta a las 4 de la mañana para preparar secos, como todas las mañanas. Luego, pone en orden su tienda y se coloca una sonrisa que mostrará cada vez que alguien entre a su negocio. El “Hola Veci” y el “Siga, siga” se repetirán incontables veces en el día, siempre con una sonrisa.

Ver a Rosita me hizo pensar, en qué pasaría si yo le ofreciera un empleo en donde sus horas laborales promediaran entre 15-16 al día, sin un sueldo fijo (o quizá sin sueldo del todo), en donde además requiero de su completo compromiso y que atienda a cada cliente con una sonrisa ¿Lo tomaría?. Esa es la realidad de miles de tenderas en el mundo, y especialmente en Ecuador.

De acuerdo con UNICEF,  a nivel mundial las mujeres controlan ⅔ del gasto del planeta, realizan el 66% del trabajo, solo ganan el 10% del ingreso mundial y lo más importante, ellas reinvierten el 100% de ese dinero en su familia y comunidad. Por eso, es fundamental invertir en el desarrollo de las mujeres, ya que son un pilar fundamental de la sociedad.

Volviendo con Rosita, su tienda le da de comer y mientras tenga comida en la mesa no hay necesidad de hacer cuentas o tener un salario, o al menos esa era su idea antes de que fuera parte de Emprendamos Juntas, un programa de la Compañía Coca-Cola y Arca Continental que busca brindarles las herramientas necesarias para que estas mujeres sigan progresando en la vida y en sus negocios.

Uno de los puntos esenciales es recordarles el papel fundamental que tienen para su comunidad (imagine la suya sin tienda), además de ayudarles a que mejoren sus condiciones sociales a través del desarrollo de habilidades blandas y sus condiciones económicas a partir de un mejor manejo de su tienda (gastos e ingresos, manejos de inventarios, servicio al cliente y promociones son algunos de los contenidos que se aprenden en el programa).

Emprendamos Junt@s consta de 12 módulos que no requieren que las tenderas se movilicen, sino que se realizan visitas programadas a sus tiendas en las que los capacitadores revisan cada ejercicio de forma personalizada, lo que permite incorporar su día a día en los módulos y hacer que los temas se adapten a ellas.

Esperamos que a finales de este año cada consejería rinda frutos y se convierta en historias de éxito a través de estas mujeres. Sin duda creemos que ellas pueden lograrlo.



Hasta el momento, 3 mil personas han sido capacitadas en Ecuador, entre ellas muchas mujeres como Rosita, pero también incluye a dueñas de tiendas más grandes que aportan de una u otra manera a su comunidad. Como meta, esperamos que 6 mil mujeres sean beneficiadas por este programa durante este 2018.

Estas 6 mil mujeres son parte de 5by20, una iniciativa global de la Compañía Coca-Cola que busca empoderar a 5 millones de mujeres que forman parte de nuestra cadena de valor para el 2020, por el momento llevamos alrededor del 50% de esa meta.


 

Con cada graduación nos damos cuenta del potencial que cada mujer tiene, de las grandes historias detrás de cada una de ellas y la gran fe y fuerza que tenemos para sobresalir en medio de la adversidad, así como Rosita, creemos que muchas más mujeres del Ecuador son y pueden ser un gran ejemplo para su comunidad y sus familias.

¡Juntas podemos lograrlo!