“Datos de UNICEF indican que, aunque las mujeres realizan el 66% del trabajo mundial, sólo perciben el 10% de los ingresos globales. A pesar de ello, reinvierten el 90% del dinero que reciben en su familia y en sus comunidades.”

He repetido esa frase cientos de veces en el último año. Es una estadística impresionante y a la vez una señal de que aún nos falta mucho por avanzar; Pero sobre todo es un número sin sentido hasta que uno se acerca cara a cara con las mujeres que no han tenido tantas oportunidades, aquellas que más necesitan ser empoderadas.

Gracias a Emprendamos Junt@s he participado en graduaciones de mujeres tenderas y dueñas de negocios en toda Centroamérica, he visitado sus tiendas y también he sido parte de sus negocios. He visto la cara de más de 4 mil mujeres que ven sus sueños convirtiéndose en realidad gracias a la capacitación y a la educación, mujeres que sin duda tienen todo lo necesario para triunfar pero necesitan un refuerzo en su confianza y herramientas para su negocio.

Emprendamos Junt@s, es un programa que se enmarca en 5by20, la iniciativa global de la Compañía Coca-Cola, que fue creada en septiembre del 2010, con el objetivo de empoderar a cinco millones de mujeres en el mundo para 2020. A nivel global, a 2017, más de 2,4 millones de mujeres ya habían sido beneficiadas por 5by20.

 

Decenas de casos se repiten en la región. Mujeres que por la enfermedad de un hijo dejan de trabajar en su carrera y buscan un negocio que les permita estar en casa, mujeres que nunca terminaron la escuela o colegio u otras que no lograron estudiar del todo, como el caso de Emérita Solís en Nicaragua. Sin embargo, todas estas son mujeres perseverantes y luchadoras que a pesar de las adversidades deciden sobreponerse a todo, como Yesenia.

Con un hijo enfermo, Yesenia decidió dedicarse a él y empezar un nuevo empleo.


O como Rosario, que cuando su hijo se fue de Nicaragua le dio la oportunidad de emprender vendiendo ropa y luego logró colocar una pulpería(tienda).

“Mama no regreso. No me da tiempo voy solo rápido a darle la firma para que usted me tire la liquidación y con eso quiero que ponga un negocio”, le dijo su hijo cuando decidió quedarse en Guatemala.

O la historia de María en Costa Rica, a quien debido a su edad no lograba conseguir trabajo. Su solución fue remangarse su camisa y ponerse a trabajar para llevar el sustento a su hogar.

O Miriam en Honduras 

O Vilma en Nicaragua 

O muchísimas otras mujeres que han marcado mi vida y las de todos los que las escuchamos. Durante estas graduaciones he aprendido que lo esencial es la fuerza de voluntad y el deseo de salir adelante, inclusive en las condiciones más complicadas.

Todas estas mujeres saben lo que es luchar por lo que quieren, son una parte esencial de sus comunidades y familias, son un pilar innegable de la sociedad y sobre todo son la cara de esa estadística de la que hablamos al inicio. Son mujeres que prefieren no tener ingresos personales con tal de que su familia tenga todo lo que necesita, que brindan trabajo a sus vecinos, que sostienen inclusive sin saberlo parte de los negocios de sus comunidades.

Con las herramientas adecuadas estas mujeres pueden seguir avanzando, tienen algo más importante que la educación o conocimiento – que si bien aporta, no lo es todo-, tienen ganas y actitud de emprendedoras, de luchadoras y saben que darse por vencidas no es una opción.

Mediante iniciativas como Emprendamos Junt@s podemos trabajar para lograr que las mujeres tengan más oportunidades y sin duda creando un mundo más equitativo aportaremos a tener un mundo mucho mejor para todos.


William Segura es Gerente de Asuntos Públicos y Comunicación de Coca-Cola Company para Centroamérica.