Coca-Cola está utilizando en tiendas de conveniencia y otros puntos de venta al público unidades de equipo frío equipadas con dispositivos ‘inteligentes’, con el objetivo de dar seguimiento al inventario de productos y controlar la eficiencia energética, entre otras cosas, y así impulsar las ventas de sus bebidas.

Actualmente en ciertos mercados, los enfriadores están conectados a sensores que pueden, entre otras cosas, establecer una correlación entre la cantidad de veces que un consumidor abre la puerta del refrigerador y las ventas. El proyecto aprovecha el "Internet de las cosas (IoT)": la interconexión de dispositivos "inteligentes" que recopilan e intercambian datos.

"Básicamente hacemos dos cosas: usamos sensores en nuestros refrigeradores para recopilar datos, y posteriormente utilizamos esa información para ayudar a nuestros embotelladores y clientes a tomar mejores decisiones", dijo Pete Rohwer, Director de Comercialización de Equipos de Coca-Cola Norteamérica. "Algunas balizas tienen cables, otras funcionan con baterías y otras cuentan con cámaras. Las incorporamos a nuestras unidades de equipo frío, las conectamos vía Bluetooth y enviamos la información a la nube ".

Un panel ofrece un vistazo de todas las unidades que están conectadas. Los embotelladores de Coca-Cola pueden rastrear la ubicación de su flota inteligente de bebidas frías, hasta la tienda, y monitorear la temperatura, la iluminación, el consumo de energía, y la ubicación y el estado general del equipo y su rendimiento. Algunas unidades de equipo frío están equipadas con cámaras que permiten examinar el inventario en tiempo real para ayudar a los embotelladores y comerciantes a optimizar la colocación de los productos, encargarse del faltante de existencias y solucionar problemas de manera virtual.

"Podemos observar el rendimiento del equipo para identificar las necesidades del servicio antes de que se requiera mantenimiento", explica Rohwer. "Y podemos ver cómo los movimientos de la puerta se vinculan con las transacciones y determinar si las unidades están abastecidas con las bebidas adecuadas".

Por ejemplo, los tenderos pueden notar que cuatro refrigeradores grandes de una sola puerta reportan juntos menos tráfico que un enfriador pequeño de una sola puerta. Los propietarios de tiendas también pueden detectar cambios en los patrones de los compradores, los cuales se pueden comparar con las cifras de ventas diarias y luego vincularlos a cambios en la ubicación del enfriador, la temperatura del producto, ventas y promociones.

Los enfriadores ‘inteligentes’ de Coca-Cola, que se estrenaron en Bulgaria en 2015, se están probando actualmente en Chicago y Dallas. "Adrede hemos empezado gradualmente en puntos de venta más pequeños", explicó Rohwer. "Estamos entrenando a los equipos de ventas y consiguiendo la información correcta antes de expandirnos ".

Y aunque inicialmente el proyecto está enfocado en mejorar las operaciones e impulsar las ventas, pronto las balizas de proximidad podrán enviar cupones y ofertas personalizadas a los consumidores cercanos a través de una aplicación móvil.

"El refrigerador ‘inteligente’ es el próximo avance en nuestra capacidad para ofrecer una experiencia Coca-Cola homogénea", concluyó Rohwer. "Hemos pasado de una máquina que vende Coca-Cola a una experiencia que vende productos de Coca-Cola, y ahora a un centro de conectividad que vende Coca-Cola ".