Este año, Powerade se propuso impulsar a esos deportistas para quienes no hay metas imposibles. Y qué mejor manera de hacerlo que contando las historias reales de personas luchando por su pasión por el deporte.

Este fue el punto de partida de Powerade El Salvador, para conectar con todos los deportistas, desde los que se propongan el reto de comenzar una vida más activa, hasta aquellos que ya rompieron sus propios límites.

Para Sonia Dueñas Callejas, Gerente de Marca de Powerade en El Salvador, el objetivo de la campaña es “hidratar y potenciar a esos atletas Salvadoreños dispuestos a superar cualquier obstáculo”.

De esta manera, bajo el concepto de campaña, “esto no termina aquí”, 4 atletas Salvadoreños compartirán junto a Powerade experiencias surgidas desde sus distintas disciplinas y realidades. Karate, Para-atletismo, Paddle Surf y Running contados desde el día a día y las historias de vida de los propios deportistas.   




Jorge Merino nos cuenta su relación con el Karate, y cómo esta disciplina lo ayudó a canalizar su ansiedad: “Desde el primer momento ha sido una de las mejores decisiones que he tomado en mi vida”.

David Pleitéz habla sobre su experiencia en el Para-atletismo, que le cambió su percepción y calidad de vida radicalmente: “Si yo no hubiese empezado a correr nunca hubiera hecho todo lo que hice hasta hoy”.

Por su parte Josselyn Alabí nos muestra la vida desde su tabla de Paddle Surf, sin olvidar el sacrificio que conlleva estar haciendo lo que le apasiona: “Este deporte para mí significa libertad, fuerza y, al mismo tiempo, paz e inspiración”.

Vannesa Serrano nos lleva por los distintos momentos de su carrera, sus ganas constantes de conseguir algo más y la ayuda que el deporte le ha dado a su disciplina: “Siempre digo que hay que tener claro el objetivo por el que hacemos deporte, para que eso te motive a seguir y alcanzar nuestras metas”.