Desde 1991, Hilda Mantilla trabaja su micromercado, una tienda que ha cambiado con el transcurso de los años. Para ella emprender es una necesidad, tanto dentro de su propio negocio como en ayudar a las personas que quieren hacerlo.

Hilda es una de las 6000 beneficiadas que espera tener Ecuador para el final del 2018 mediante el programa Emprendamos Junt@s, un programa de la Compañía Coca-Cola y Arca Continental que busca empoderar a mujeres en la región por medio de la capacitación en soft skills y aspectos básicos de manejo del negocio.

“Aquí donde me ve no hago una sola cosa, hago muchas. Dios me ha dado sabiduría y me gustan los negocios, siempre estoy emprendiendo para amigos, siempre estoy ayudando y hasta el momento eso nunca me ha fallado”, comenta Hilda.

Su tienda empezó como una oportunidad, cuando una familia quizo dejar de trabajarlo y le vendió la tienda, como ella comenta: “me dieron hasta las botellas de Coca-Cola”.

Conoce más historias en : Rosita: Despertar a las 4 de la mañana para llevar comida a su casa

A pesar de que Hilda tiene conocimientos en emprendimiento y negocios participar en Emprendamos Junt@s le ayudó a mejorar su mercadeo y trato con el cliente.

“Tengo muchos clientes de muchos años, después de Emprendamos Junt@s he mejorado mi conocimiento de cómo debo atender a las personas porque yo sé que de ellos vivo y de ellos depende el progreso de mi negocio”, explica.

Un diploma para la familia

La familia es uno de los estandartes más valiosos de todas las tenderas, de una u otra forma todas trabajan por las personas a su alrededor.

En el caso de Hilda, graduarse de Emprendamos Junt@s significó aún más.

“Cuando me dieron el diploma llame a mi hija y se lo entregué, en la graduación, y le dije que espero en dos años ella me devuelva el de ella de la universidad. Le dije ‘Yo te lo doy ahora y espero que vuelvas con el de la universidad’”, cuenta Hilda.

Descubre más historias en: Emprendamos Junt@s