En Ecuador, tres plantas potabilizadoras acercan el acceso a agua a comunidades que debido a su tamaño, lejanía o geografía les es complicado acceder a este recurso vital. Las plantas son operadas por cada comunidad y los ingresos son utilizados para el mantenimiento y fortalecimiento de cada pueblo. 

Plantas que mejoran el agua y la calidad de vida

Una vez revisados los requerimientos sociales, legales y técnicos las plantas comenzaron a montarse en las comunidades previamente seleccionadas.

Para la validación técnica de las plantas se realizaron análisis de agua en laboratorio, que contemplaban análisis microbiológico, de  metales pesados, físico - químico y microscópico. Todos contrastados con la Norma INEN 1108 de Agua Potable del Ecuador.

Cada planta tiene una capacidad de 400 a 800 litros por hora (dependiendo de su tamaño), potabilizando el agua necesaria para más de 300 personas al día respectivamente.

Paso a paso: ¿Cómo funcionan las plantas?


El agua municipal de red o pozo entra al kiosco para su tratamiento, esta pasa primero a un ablandador, que es un equipo que remueve parte de los minerales del agua. Después el agua pasa a un tanque inicial de almacenamiento, luego va a un sistema de cloración, y posteriormente a distintos filtros y al sistema de ósmosis inversa.

Una vez que el agua pasa por el sistema de ósmosis inversa ya está purificada e ingresa al segundo tanque de almacenamiento. De este tanque el agua baja por presión hacia el interior del kiosco, pasando por otro proceso de cloración. Finalmente pasa por un sistema de filtración de rayos UV. Desde aquí sale a las llaves dispensadoras ya apta para distribución.


En su diseño, las plantas tienen un kiosco en la parte frontal, para que la persona que opere este equipo tenga contacto directo con el público que va a solicitar agua.

¿Cómo puedo obtener agua de los Kioscos?

“Es un proceso que está basado en el modelo de gestión conjunta, ya que las plantas se han construido con la participación de los actores locales”, explica Palacios. Este proceso consta de 3 pasos fundamentales:

1.Estar registrado en la comunidad donde se implementó la planta de purificación. En caso de ser turista puedes adquirir el agua siempre que tenga el recipiente apto.

2.Llevar un recipiente limpio (Uso único para agua) y con las condiciones sanitarias establecidas en los procesos de socialización de la planta purificadora.

3.Registrar la cantidad en litros de agua distribuida por familia.

Las plantas tendrán horarios de atención, el agua tendrá un costo y el dinero recaudado será utilizado para el mantenimiento de la planta en sí y el mejoramiento de los espacios públicos de la comunidad, junto a los gobiernos locales.

Print