En tan solo un año Iván Rodríguez ha participado en 19 carreras de 5 y 10 kilómetros, y no planea detenerse. En menos de doce meses logró encontrar en el atletismo una salida para la depresión que lo había estancado en su vida, luego de sufrir la amputación de una de sus piernas. Una decisión que al final impactó positivamente en su vida y en la de muchos corredores más.  

Iván corrió su primera carrera en octubre del 2017. Entre nervios y vergüenza tomó la decisión de partir con el grupo principal, sin embargo no pudo estar al mismo nivel y terminó en el último lugar. Pero para su sorpresa, en la meta lo recibieron entre aplausos y selfies.

“Yo pensaba que la gente solo estaba esperando ver cuando me cayera, pero no fue así”. Desde ese día, correr se ha convertido en una pasión cotidiana, que inicia a las 4 de la mañana.

Hace doce años Iván tuvo un problema de salud que terminó con la amputación de su pierna izquierda. Los dictámenes médicos le daban pocos meses de vida por su condición, según cuenta con sus propias palabras. “No me daban más de seis meses, pero aquí estoy doce años después”.

La última competición de Iván fue el Reto Powerade, que se realizó el pasado 28 de octubre en San José, Costa Rica. La carrera fue un nuevo desafío para el atleta que no estaba acostumbrado a rutas con cuestas muy pronunciadas. Aún así logró recorrer los 10k, con un tiempo de 01:25:04, que le otorgó el puesto 722 de 756 corredores en la categoría general.

Descubre más historias sobre atletas powerade en: Atleta Powerade: Convertir una pasión en un medio de vida

Iván entrena todos los días desde tempranas horas de la madrugada 

“Con todo lo que pasó aprendí mucho, y que en ocasiones uno siempre está enfocado en lo malo y no podemos vivir así, porque lo más importante es la salud, el resto es extra” Iván Rodríguez

Con solo un año de competición, Iván no planea detenerse y ya piensa en la siguiente carrera, porque el atletismo se ha convertido en su modo de vida: “Apenas termina una carrera ya estoy pensando en la del siguiente domingo, a veces es como una adicción”.

Más retos

Nuevos retos fuera del país, como poder competir en el futuro en alguna carrera en Estados Unidos, lo mantienen motivado para seguir mejorando su tiempo. Pero su mayor desafío es poder competir en una maratón de 21 kilómetros, ya que según él nadie con su condición lo ha hecho. 

Te puede interesar: Nany Sevilla: una carrera hecha de retos

Ivan pasó de quedarse todo el día en su casa a levantarse todos los días a las 4 de la mañana a entrenar. El atletismo es su nuevo estilo de vida, un deporte donde encontró apoyo, amistades y retos deportivos para seguir adelante.

Iván logró el puesto 722 de 756 corredores en la categoría general, en el pasado reto Powerade.