En una poco nítida fotografía en blanco y negro, el teniente Charles B. Hall sostiene una botella fría de Coca-Cola, momentos después de hacer historia el 2 de julio de 1943.

Hall, uno de los 43 pilotos conocidos como los Aviadores de Tuskegee, recibió una Coca-Cola como premio de parte de su escuadrón después de que se convirtiera en el primer afroamericano en derribar un avión enemigo durante la Segunda Guerra Mundial. Él abatió a un avión de combate alemán mientras su escuadrón escoltaba a los bombarderos estadounidenses sobre Sicilia, Italia.

La imagen es una poderosa descripción de la promesa de Robert Woodruff de que cualquier soldado uniformado de los EE. UU. podría disfrutar una botella de Coca-Cola por cinco centavos, fuera cual fuera su ubicación o costo para la compañía, y así poder mantenerse en contacto con los sabores familiares de su hogar. Esta imagen se encuentra en exhibición en el Museo Nacional del Aire y el Espacio, del Instituto Smithsoniano en Washington, D.C. y en el Mundo Coca-Cola en Atlanta.

El teniente Hall señala una esvástica recién pintada que marca el avión derribado. Fuerza Aérea de Estados Unidos 

Fuerza Aérea de Estados Unidos

Al final de la guerra, Hall había sido promovido a mayor y se convirtió en el primer afroamericano en recibir la Cruz al Vuelo Distinguido. Él voló cerca de 200 misiones de combate durante su carrera militar.

Hacia el final de su servicio militar, Hall continuó con una campaña de bonos de guerra de un año de duración antes de mudarse a Chicago para trabajar como agente de seguros. Unos años más tarde, se mudó a Oklahoma City, donde trabajó en la Base de la Fuerza Aérea Tinker y luego en la Administración Federal de Aviación.

A pesar de su condición de pionero en la aviación, Hall era un hombre tranquilo y humilde que rara vez se refería a su lugar destacado en los libros de historia.

“Cuando yo era niña, ni siquiera sabía que era un aviador de Tuskegee”, recordó su hija menor, Kelli Jones, quien solo tenía nueve años cuando su padre falleció en 1971 a los 51 años. “Recuerdo que los niños del vecindario me decían que era famoso, que era un héroe, pero yo no tenía ni idea. Simplemente lo conocí como un papá grandioso".

El General Dwight D. Eisenhower le presenta al Teniente Hall la Cruz al Vuelo Distinguido.

Jones indicó que la histórica fotografía de su padre bebiendo una Coca-Cola no se mostraba en la casa de su familia; estaba guardada, sin enmarcar. "Siempre pensé que era una fotografía genial", expresó, "pero no me daba cuenta de su significado".

Hall nació en 1920 en la pequeña ciudad rural de Brasil, Indiana. Después de graduarse de la escuela secundaria, se inscribió en el Eastern Illinois State Teachers College, donde corrió pista y jugó al fútbol. Durante ese tiempo, el Presidente Roosevelt abrió un programa piloto de capacitación para los afroamericanos. Hall se postuló y fue seleccionado para entrenar en el Instituto Tuskegee en Alabama.

"En ese momento, las fuerzas armadas estaban segregadas, y los afroamericanos relegados a puestos de trabajo como intendentes, nada en el frente", explica Mahlon Smith, Presidente de la Sección Charles B. Hall de The Tuskegee Airmen Inc. "De hecho, en un informe del Cuerpo Militar de EE. UU. se indicó que los afroamericanos no eran capaces de volar aviones de combate. Pero cuando Charles Hall derribó ese avión, él demostró que estaban equivocados ".

Sherri Hall Harris, Kelli Hall Jones y Erica Jones frente a una estatua en honor a Charles B. Hall en la Base de la Fuerza Aérea Tinker en Oklahoma City, Oklahoma.

Smith explicó que el programa de Tuskegee era a menudo considerado como una prueba pues muchas autoridades no creían que funcionaría. "Pero el programa graduó a varios pilotos que seguían ganando sus alas, lo que demostró que estaba funcionando", agregó. “Mostró que los afroamericanos podían hacer el trabajo, y que volar era una cuestión de habilidad y no del color de la piel. Que al brindar igualdad de oportunidades y entrenamiento, estos valientes hombres podrían hacerle frente al reto ".

El récord de combate de los aviadores de Tuskegee es legendario. Derribaron 112 aviones enemigos, y los pilotos recibieron 150 Cruces al Vuelo Distinguido, 744 Condecoraciones Aéreas, ocho Corazones Púrpura y 14 Estrellas de Bronce.

La sección que dirige Smith está dedicada a preservar el legado de Hall y de los aviadores de Tuskegee. Los miembros dan discursos a los grupos de la comunidad y a organizaciones Reserve Officers’ Training Corps (R.O.T.C). También patrocinan un campamento de verano en el que instruyen y preparan a estudiantes de escuelas secundarias locales de la ciudad de Oklahoma para carreras en aviación y en el ámbito aeroespacial. "Los llevamos a The Federal Aviation Administration (FAA), a la Base de la Fuerza Aérea Tinker y a Boeing, y los conectamos con varias universidades de Oklahoma para oportunidades de becas", dijo Smith.

En 2007, la Sección Charles B. Hall de The Tuskegee Airmen Inc. y la Asociación de la Fuerza Aérea dedicaron una estatua al Mayor Hall en el parque aéreo de la Base de la Fuerza Aérea Tinker, el cual lleva su nombre.

"Es un gran honor tener un testimonio vivo de mi padre", señaló Jones. “Porque su historia y la de los aviadores de Tuskegee, es parte de la historia afro estadounidenses. Es parte de la historia estadounidense”.

La Sección Charles B. Hall de The Tuskegee Airmen Inc. patrocina un campamento de verano en el que instruyen y preparan a estudiantes de escuelas secundarias locales para carreras en aviación y en el ámbito aeroespacial.