¿Se han preguntado qué pasa con los empaques que tiramos a la basura? Si usted no lo ha hecho, nosotros sí lo hemos pensado. Mucho.
En una hora, 900 toneladas métricas de desechos de plástico entran en nuestros océanos, puede que en algún punto no muy lejano del futuro haya más botellas que peces en el mar, y eso lo sabemos, lo tenemos claro y trabajamos para solucionarlo. Pero no podemos hacerlo solos.

El uso de empaques 

¿Se preguntarán cómo una Compañía Global con un alcance tan amplio y con recursos no puede hacerlo todo sola? Simple: no podemos estar en todos los lugares al mismo tiempo ni controlar cómo los consumidores desechan nuestros productos. Aún así nos propusimos la meta de lograr un #MundoSinResiduos para el 2030.

Esta meta que busca reciclar una lata o envase por cada una que vendamos anualmente.

Una meta en conjunto

Para lograrlo, se hace imprescindible nuestro modelo del “Triángulo de Oro” en donde el Sistema Coca-Cola se une a sociedad civil y organismos estatales para buscar soluciones para los principales retos de la sociedad, incluyendo el reciclaje.

Recientemente participé, junto con otros actores clave en el reciclaje, en la Cumbre Regional de Reciclaje Inclusivo en Bogotá, Colombia. En ella recordé la importancia que tienen todos los actores en esta cadena, desde la gran compañía que puede proveer financiamiento hasta los recicladores que cada día se despiertan y van a puntos de recolección o vertederos a separar desechos de material reciclable, cerrando así una economía circular.

Otro aspecto importante de esto es que la Iniciativa Regional para el Reciclaje Inclusivo es que pocas veces verán tantos nombres tan grandes de la industria unidos por un mismo fin -aunque espero que eso cambie pronto-. La IRR fue creada en 2011 por el Fondo Multilateral de Inversiones, y la División de Agua y Saneamiento del Banco Interamericano de Desarrollo, Coca-Cola Latinoamérica, PepsiCo Latinoamérica, la Red Latinoamericana y del Caribe de Recicladores y Fundación Avina.

Aunque hemos liderado esta agenda durante años, tal como comentó Thaís Vojvodic, Gerente de Sostenibilidad de Coca-Cola Brasil, en una entrevista, en muchas ocasiones duplicábamos esfuerzos e inversiones cuando lo más simple, sencillo y eficiente era unirnos como en este caso.

No solo necesitamos de los recicladores y de aliarnos inclusive con nuestros competidores, sino de que también todos nuestros consumidores empiecen a trabajar para separar residuos y encontrar lugares en dónde puedan recibirlos. Y sabemos que en algunas comunidades esa no es una labor sencilla.

Nuestro trabajo

No podríamos pedir colaboración sin antes trabajar por ello, porque los verdaderos líderes se hacen con el ejemplo.

De nuestra parte, estamos trabajando en el rediseño de nuestros productos, para que integre más material reciclable de manera segura que sean más sostenibles y reciclables, estamos brindando financiamiento para programas como IRR, ampliando nuestras alianzas con ONGs para desarrollar sistemas de reciclaje más efectivos y que satisfagan las necesidades de la comunidad.

Si bien este no es un trabajo nuevo, desde 1995 hemos realizado limpiezas de costas y limpiamos más de 206 millones de libras de basura de más de 360 mil millas de costa, esta meta nos invita a trabajar aún más arduamente por el bien de nuestro planeta.

Queremos más súper héroes urbanos, buscamos más estrategias eficientes y sobre todo queremos que nuestra meta de un #MundoSinResiduos pueda ser una realidad, incluso antes del año 2030.