Esta es la historia de cómo una médico y un operador se unieron para salvar vidas en Jamaica. Natalie Whylie y Victor Henry utilizaron botellas PET y tubos de plástico para desarrollar una cámara espaciadora que mejora la precisión y el suministro de medicamentos para las vías respiratorias para pacientes con Covid-19 en el Hospital Público de Kingston.

“Cuando el primer caso de Covid-19 fue anunciado, yo dije: ‘Esto es todo’. Y nos pusimos en marcha en términos de respuesta hospitalaria”, dice la doctora Whylie, Senior Medical Officer en el Hospital de Kingston, Jamaica.

Una de sus mayores preocupaciones era cómo iban a cambiar la forma en que se trataban a los pacientes ya que necesitarían mayor cantidad de espaciadores, dispositivos usados en el tratamiento de asmáticos. La respuesta estaba en las botellas PET.

Una colega le envió una foto en la que adecuaban las botellas como espaciadores, y ahí es cuando se contactó con Victor. “Cuando llegaron a mí tuve toda la disposición para a colaborar con esta iniciativa”, dijo Víctor. En pocos días, le envió videos a la doctora Natalie de cómo podrían ser construidas.

“Estábamos encantados de ser parte de esto y de ayudar a aquellos que lo necesitan”, resaltó Victor, quien además contó que al inicio llegaron a producir 400 espaciadores en un solo día.

“Esta alianza ha traído mucho beneficios no solo para los pacientes, sino, en general, para los jamaiquino”, comentó Whylie. “No hay límites para ayudar a quienes lo necesitan”, concluyó Henry.