Pierangela Sierra es Nutrition Beverages Director en The Coca-Cola Company para la región Andina. Trabaja en la compañía desde hace 13 años y recientemente fue galardonada entre las personas más reconocidas y respetadas de Ecuador en la Quinta Edición del Ranking Merco Empresas. Conversamos con ella sobre el rol de la mujer en el mundo de hoy, sus avances y nuevos retos. Compromiso, autoconocimiento, modelos a seguir y empoderamiento, son algunos de los conceptos que nos propone en esta entrevista.

Cuéntanos acerca de los distintos roles que llevas a cabo en tu vida diaria.    

Estoy casada con Rafael Luque Cervantes, 22 años de matrimonio; acabamos de renovar nuestros votos matrimoniales y tengo tres hijos, Rafaella, Martín y Sebastián.

Qué roles llevo a cabo… soy esposa, mamá, hija, hermana, sobrina, prima, amiga, compañera, jefa, subalterna y seguramente algunos roles más. Hago todo lo que cualquier mujer de esta época hace, un poquito de todo.

¿Cuál es el secreto para llevar un estilo de vida balanceado a pesar de la multiplicidad de roles que desempeñas?  

Para mí el secreto está en encontrar un significado detrás de cada cosa que haces en tu vida, eso significa definir qué actividades tienen sentido hacer en el día a día, cuáles  me proporcionan felicidad y en qué cosas puedo ser mejor que en otras.

Trato de priorizar mis esfuerzos detrás de aquellas actividades que me “energizan”, para ser más productiva y estar contenta con mi trabajo en la oficina y mis responsabilidades en la casa, con mis hijos, el colegio, la familia. Eso para mí es encontrar un estilo de vida balanceado, un estilo de vida que me permita a cabalidad cumplir con mis responsabilidades, pero que además me permita soñar y hacer realidad mis sueños en todos los aspectos que me complementan como persona.

En tu opinión, ¿cuáles son los aspectos clave para que las mujeres puedan crecer tanto en la vida laboral como en lo personal?

Para mí un aspecto determinante es tener de manera cercana una mujer que te inspire, una mujer que te sirva de “role model”, alguien a quien admires, porque ha tenido la libertad para hacer todo cuanto le interesaba y ha tomado los riesgos para hacer realidad sus sueños. Hay muchas mujeres a lo largo de la historia dignas de admirar, y muchas muy cerca de nosotras, que en el día a día nos inspiran y nos invitan a soñar.

Somos las propias mujeres las que nos ponemos nuestras propias barreras y autolimitaciones, y es importante el poder proporcionarnos a nosotras mismas herramientas que nos ayuden a sacudir los miedos o inseguridades y sacar a la luz la mujer asertiva y líder que todas llevamos dentro.

A nivel profesional, las mujeres tenemos que hacernos dueñas de nuestro propio desarrollo profesional, tener un real compromiso con uno mismo, y el valor para aceptar los riesgos como parte de las oportunidades para seguir creciendo.

En conclusión, creo que tenemos que trabajar en el autoconocimiento, la toma de decisiones, la responsabilidad personal y la consolidación de proyectos propios.

Desde tu punto de vista,  ¿Qué debemos hacer para seguir legitimando la capacidad de la mujer en todas las áreas de la sociedad y en general fomentar una sociedad más igualitaria?  

Creo que la capacidad de la mujer en todas las áreas de la sociedad está más que legitimizada.  La mujer ha ido mejorando su situación a través del tiempo y hemos tenido muchos exponentes en todas las áreas y geografías. La participación de las mujeres en la vida cotidiana y sobre todo en la toma de decisiones del mundo actual, sin duda alguna está fuera de discusión. 

La historia dentro y fuera de la compañía nos demuestra con ejemplos que cuando el género femenino se lo propone, logra traspasar la frontera de lo ordinario a lo extraordinario. Se trata entonces de demostrar que con la debida preparación, entusiasmo, carácter y disciplina, y más que nada voluntad y decisión, la mujer puede ir mucho más allá.

El poder fomentar una sociedad más igualitaria está solo en nuestras manos. Primero porque sin duda, la maternidad es la mejor escuela de liderazgo femenino, y está en nuestras manos educar hijos e hijas despojados de los viejos paradigmas para tener hogares y sociedades más equilibradas.

Por otro lado, nosotras las mujeres tenemos que vencer el miedo al éxito y a la visibilidad, debemos ser más arriesgadas a probar, aprender a comunicar con poder y liberarnos del sentimiento de culpabilidad, y como dije anteriormente buscar tener el valor y voluntad para hacerlo.

¿Cuáles tips o consejos compartirías con otras mujeres para ayudarles a seguir creciendo en sus roles de liderazgo, y continuar con sus otros roles cotidianos?

Dice un proverbio chino que la mujer sostiene con sus manos la mitad del cielo, y se refiere ciertamente a que es el motor y centro de su “familia”. Habiendo dicho lo anterior no podemos dejar de sostener el pedazo de cielo que nos corresponde. Pero si podemos organizarnos para sostenerlo mientras buscamos desarrollarnos a nivel profesional, y esto sucede creyendo en nosotras mismas, arriesgarnos a cumplir varios roles y buscar hacerlos bien con la ayuda y soporte necesario.

Aprovechemos aquellas aptitudes que son únicas para las mujeres: la intuición, la capacidad de realizar varias tareas al mismo tiempo, la disposición a colaborar, la sensibilidad por otras personas, el entender la diferencia entre lo esencial y lo necesario, entre otras características muy particulares que tenemos las mujeres.

Finalmente, les diría que: Todas somos un diamante en bruto y nosotras somos la mejor herramienta para pulirlo. ¡Arriésgate! ¡Cree en ti misma!.