En la Compañía Coca-Cola, seguimos evolucionando como una compañía total de bebidas. Esto significa que vendemos Coca-Cola, por supuesto, pero también mucho más.

Hoy, hemos dado otro paso importante para convertirnos en la compañía total de bebidas que aspiramos a ser.

Coca-Cola ha llegado a un acuerdo definitivo para adquirir Costa Limited, empresa con sede en el Reino Unido y con operaciones en gran parte de Europa, África, Medio Oriente y Asia Pacífico. Sujeta a la satisfacción de las condiciones de cierre habituales, esperamos que la transacción se complete en la primera mitad de 2019.

¿Por qué Costa? ¿Y por qué ahora?

Empecemos con la pregunta más simple: por qué ahora. Es porque el café nos ayuda a incursionar en las bebidas calientes. El café es una de las categorías de bebidas de más rápido crecimiento en el mundo, con un 6%. También es una categoría con muchos elementos diferentes, desde máquinas expendedoras hasta cafeterías, café tostado y molido, instantáneo, vainas y cápsulas.

En resumen, el café es un gran negocio con muchos formatos. También es un negocio marcadamente fragmentado. Ninguna compañía en el mundo tiene una fuerte presencia en todos los segmentos del café. Y eso incluye a Coca-Cola. Tenemos grandes marcas como nuestra línea de café listo para tomar, Georgia, en Japón, pero Coca-Cola no tiene un portafolio amplio y global en esta categoría en crecimiento.

Hoy, con la expansión del café y las bebidas calientes, es más importante que nunca que Coca-Cola haga una inversión seria y significativa en la categoría, porque es lo que debemos hacer para servir a nuestros consumidores más de las bebidas que desean, lo que a la vez beneficia a nuestros clientes.

Entonces, ¿por qué Costa? Porque Costa es una buena opción, y la mejor manera, para que Coca-Cola agregue una plataforma mundial de café que complementará nuestro sistema actual.

Permítanme ser muy claro acerca de por qué uso la palabra "plataforma" y no "marca". Una plataforma significa que Costa no es solo una cosa. No es solo una marca No es solamente una operación minorista. No es solo venta. No es solamente un tostador de café.

Una plataforma es todo eso y más. Costa es una plataforma con una gran cadena de suministro de café, con una tostadora de clase mundial, con una fuerte presencia minorista y un sistema de venta. Costa tiene fortalezas en numerosos países y en muchos canales de distribución clave para el negocio cafetalero.

Y sí, es una marca grandiosa. Sé que muchas personas no están familiarizadas con Costa, especialmente si viven en Norteamérica y en Suramérica, sitios donde Costa no es parte del mercado. Pero Costa tiene una profunda herencia, especialmente en su mercado doméstico en el Reino Unido, donde es la principal compañía de café.

Por lo tanto, al adquirir Costa, Coca-Cola añadirá una huella minorista en partes del mundo.

CafeCostaAdquisición.jpg

 

Aquí hay un par de elementos valiosos. Las tiendas minoristas son importantes para las ventas, por supuesto, pero también son fundamentales en la construcción de una marca para que pueda ser más exitosa más allá de sus propias tiendas, como en los canales de consumo inmediato.

Costa tiene un nuevo sistema basado en el espresso, Costa Express. Actualmente hay más de 8,000 máquinas disponibles en el mercado. Percibimos oportunidades para expandir este sistema en canales de consumo y experiencia inmediatos.

Costa tiene granos tostados y molidos de excelente calidad para restaurantes y cafés. El alcance del Sistema Coca-Cola en muchos canales es enorme, y vemos el potencial para expandir y ofrecer estas soluciones de café Costa de alta calidad a nuestros clientes actuales. Esta gran capacidad cafetalera también nos permitirá expandir las ofertas para el hogar.

Finalmente, Costa ofrece grandes oportunidades en bebidas listas para tomar. Coca-Cola ha embotellado y enlatado cafés en algunos mercados, como el café Georgia en Japón. La marca Costa cuenta con potencial para expandir el café listo para beber en muchos mercados alrededor del mundo.

Entonces, los negocios de Coca-Cola y Costa son notablemente complementarios. Costa le ofrece a Coca-Cola las mejores oportunidades para generar valor en el café. Podemos estar mejor juntos.


Esta no es una adquisición en la que busquemos ahorrar costos en el negocio. Estamos comprando Costa para hacer crecer el negocio y nuestra participación en la categoría.

Para mí es muy importante que dejemos que Costa sea Costa. Operaremos Costa con nuestro exitoso modelo conectado pero no integrado dentro de Coca-Cola. Costa es un negocio muy diferente para nosotros, y queremos que los actuales empleados de Costa, desde los ejecutivos en el Reino Unido hasta los baristas en tiendas de todo el mundo, estén seguros de que respetamos y valoramos su experiencia.

Estos son tiempos de cambios particularmente rápidos en nuestra industria. Estoy entusiasmado con Costa porque puede contribuir a que Coca-Cola sea aún mejor: juntos, Coca-Cola y Costa darán otro gran paso como una compañía total de bebidas.

James Quincey es el Presidente y CEO de la Compañía Coca-Cola.

DECLARACIONES PROSPECTIVAS

Este comunicado de prensa podría contener declaraciones, estimaciones o proyecciones que constituyan "declaraciones prospectivas", según la definición de las leyes federales de valores de Estados Unidos. En general, las palabras "cree", "espera", "pretende", "estima", "anticipa", "proyecta", "hará" y expresiones similares identifican las declaraciones prospectivas, que generalmente no son de naturaleza histórica. Las declaraciones prospectivas están sujetas a ciertos riesgos y fluctuaciones que podrían hacer que los resultados reales difieran materialmente de la experiencia histórica de la Compañía Coca-Cola, y de nuestras expectativas o proyecciones actuales. Estos riesgos incluyen, pero no se limitan a, preocupaciones sobre obesidad y otras inquietudes relacionadas con la salud; escasez del agua y agua de mala calidad; evolución de las preferencias de los consumidores; aumento de la competencia y las capacidades en el mercado; preocupaciones en relación con la seguridad y calidad del producto; existencia de percepciones sobre consecuencias negativas para la salud de ciertos ingredientes, tales como edulcorantes no nutritivos y sustancias derivadas de la biotecnología, y de otras sustancias presentes en nuestras bebidas o materiales de empaque; incapacidad para lograr resultados positivos en nuestras actividades de innovación; aumento de la demanda de productos alimenticios y la disminución de la productividad agrícola; cambios en el panorama minorista, o la pérdida de clientes clave en el comercio detallista o en el servicio de alimentos; incapacidad para expandir operaciones en los mercados emergentes y en desarrollo; fluctuaciones cambiarias; aumentos de las tasas de interés; incapacidad para mantener buenas relaciones con nuestros socios embotelladores; deterioro de la condición financiera de nuestros socios embotelladores; aumentos en los impuestos a la renta, cambios en las leyes de los impuestos a la renta o resoluciones fiscales desfavorables; aumento de o nuevos impuestos indirectos en Estados Unidos y alrededor del mundo; aumento de los costos, interrupción del suministro o escasez de energía o combustibles; aumento de los costos, interrupción del suministro o escasez de ingredientes, otras materias primas o materiales de empaque; cambios en las leyes y reglamentos relativos a los empaques de bebidas y envases; requisitos adicionales importantes de etiquetado o advertencias o limitaciones en la comercialización o venta de nuestros productos; incapacidad para proteger nuestros sistemas de información contra la interrupción del servicio, la apropiación indebida de datos o violaciones a la seguridad; condiciones económicas generales desfavorables en Estados Unidos; condiciones económicas y políticas desfavorables en los mercados internacionales; litigios o procedimientos legales; falta de protección adecuada, o litigios relativos a marcas registradas, fórmulas y otros derechos de propiedad intelectual; condiciones climáticas adversas; cambio climático; daño a la imagen de nuestra marca y a la reputación corporativa por medio de publicidad negativa, incluso si es injustificada, en relación con la seguridad o la calidad del producto, los derechos humanos y laborales, obesidad u otros problemas; cambios en, o incumplimiento de las leyes y reglamentos aplicables a nuestros productos o a las operaciones de nuestro negocio; cambios en las normas de contabilidad; incapacidad para lograr nuestros objetivos generales de crecimiento a largo plazo; deterioro de las condiciones del mercado crediticio a nivel mundial; incumplimiento de parte de o falta por parte de una o más de nuestras instituciones financieras contraparte; incapacidad para renovar los convenios colectivos en condiciones satisfactorias, o que nosotros o nuestros socios embotelladores experimentemos huelgas, paros laborales, o conflictos laborales; cargos por deterioro futuro; obligaciones por planes de retiro de múltiples empleados a futuro; incapacidad para integrar y gestionar de forma exitosa nuestras operaciones de embotellado que son propiedad de la Compañía o controladas por esta; incapacidad para manejar exitosamente nuestras actividades de re-franquiciamiento; inhabilidad de manejar con éxito las posibles consecuencias negativas de nuestras iniciativas de productividad; imposibilidad de cumplir una parte significativa de los beneficios previstos de nuestra relación estratégica con Monster; imposibilidad para atraer o retener mano de obra altamente calificada; eventos catastróficos globales o regionales, incluyendo actos terroristas, ataques cibernéticos y ataques radiológicos; y otros riesgos que se mencionan en los documentos de nuestra Compañía ante la Comisión de Valores de Estados Unidos (SEC por sus siglas en inglés), incluyendo nuestro Informe Anual en el Formulario 10-K para el año que finalizó el 31 de diciembre de 2016, y nuestros informes trimestrales presentados posteriormente en el Formulario 10-Q, cuyos documentos están disponibles por parte de SEC. No debe confiar excesivamente en las declaraciones prospectivas, que son válidas únicamente en la fecha en que se hacen. La Compañía Coca-Cola no asume ninguna obligación de actualizar o revisar públicamente en el futuro ninguna declaración prospectiva.