Rosa Luisa Guachamín, o “Rosita” como le llaman todos los que la conocen, tiene una pequeña tienda desde hace 8 años que maneja con la ayuda de su familia, sin embargo es apenas el inicio de un sueño para convertirse en una soda. Por eso todos los días se despierta alas 4 de la mañana para empezar su día de 15-16 horas laborales y empieza con lo que más le gusta: preparar “secos”para sus comensales

Ella es una de las 6000 beneficiadas que espera tener Ecuador para el final del 2018 mediante el programa Emprendamos Junt@s, un programa de la Compañía Coca-Cola y Arca Continental que busca empoderar a mujeres en la región por medio de la capacitación en soft skills y aspectos básicos de manejo del negocio.

A pesar de la cantidad de horas laborales, Rosita es una de esas personas que mientras haya comida en su casa para su familia ella no tiene ningún problema, por lo que no tenía un sueldo fijo, vacaciones o inclusive registros.

Conoce más historias en: Hilda: “Le di el diploma a mi hija, espero que en dos años ella me devuelva el de la universidad

Sus días comienzan a las 4 de la mañana, a las 6 de la mañana abre su tienda y a las 7 de la noche cierra, durante ese tiempo Rosita atiende con una sonrisa a las decenas de personas que pasan por su negocio durante el día.

Desde que aceptó participar en Emprendamos Junt@s, un capacitador visitó semana a semana durante 12 módulos a Rosita con el fin de capacitarla.

“Yo trabajaba por trabajar, vendía por vender. Compraba y amontonaba, pensaba que en algún momento iba a salir. Me enseñaron a hacer promociones, llevar un registro y así poder satisfacer al cliente”, cuenta Rosita.

Después de programa, Rosita logró tener un sueldo, llevar un inventario y registro de proveedores, con esto ahora sabe cuáles son los principales productos que vende y puede realizar pedidos acorde con las solicitudes de sus clientes.

Su primera graduación


Durante estos ocho años Rosita ha manejado su negocio empíricamente, su primer graduación se dio gracias a Emprendamos Junt@s



“Mi mami me preguntó que de qué me iba a graduar, yo le conté que de emprendedora. A los 8 días mi mamá ya estaba en el programa. Yo nunca me he graduado de nada, es mucha emoción verme con la muceta” explica Rosita.

Su mamá ahora también es parte de las graduadas de Emprendamos Junt@s.

Descubre más historias en: Emprendamos Junt@s