El bullying es un tema que todos hemos escuchado, pero sobre el que muy pocas veces nos detenemos a pensar. ¿Estoy sufriendo de bullying? o ¿mis acciones pueden ser consideradas como un acto de bullying para alguién más?.

En un mundo cada vez más impersonal y digitalizado, más propenso al bullying, conversamos con Erika Montoya, una activista colombiana que ha decidido alzar la voz sobre este tema. 

Innovación en sabores apoyará causas sociales en Colombia

El Bullying: Algo más que fastidiar

Erika explica que el Bullying es un acto que todos alguna vez hemos recibido o hecho en nuestras vidas, la mayoría de las veces sin darnos cuenta. “El bullying es más que solo fastidiar a alguien, es hacerle su vida más difícil y es un acto que se repite con mayor frecuencia y que se está potenciando con las redes sociales. Es como si viviéramos en una sociedad que tiene una apatía social establecida”, menciona Erika. 

Es que el solo hecho de decirle a una persona cómo es su físico o cómo debe comportarse, puede ser una “molestia” de la que ninguno se escapa y es ahí donde debemos poner atención. 

Al mismo tempo, Erika nos cuenta que existen mitos, como el que el niño más grande de la escuela es el victimario y “la verdad no es así, cada persona tiene una realidad y a todos nos puede suceder o podemos ser de cierta forma víctimas y victimarios”.



Decir no, es el primer paso

Erika comenta que el primer paso para cambiar una actitud de matonismo o bullying hacia nosotros es dejar en claro que algo no nos gusta. “Si alguna persona te dice cómo es tu físico y a ti te molesta debes decirlo de primeras, eso sí con empatía y dejando en claro que te afecta realmente, que no quieres volver a recibir ese tipo de comentarios”. 

Pero también debemos estar atentos a que podemos ser nosotros quienes hagamos esos comentarios. Para Erika la clave es pensar en lo que decimos, entender el valor que las palabras tienen para las personas, entender que realmente lo que decimos puede llegar a afectar a otros de  formas distintas, ya que no sabemos por lo esa persona está pasando en su vida. 

“Es cambiar una actitud o una palabra, un ejercicio que es diario” Erika Montoya

Al final gran parte de las soluciones pasan por hablar, por no sentirse un caso aislado, ya sea que sufras de Bullying o si detectas que lo cometiste, decir que nos está pasando algo es clave para superar esta situación tan difícil. 

Empatía, empatía y empatía 

La empatía, eso que coloquialmente llamamos “ponernos en el zapato del otro” es como ya lo mencionamos, el enfoque de Erika. Debemos pensar en las otras personas, no sabemos qué batallas están lidiando día con día, por lo que debemos ser más cuidadosos con lo que decimos y hacemos. 

Una buena práctica para evitar el bullying es ser más conscientes de nuestras propias actuaciones y no esperar a que pasé una situación que lamentar para hacer un análisis sobre cómo somos en nuestras relaciones personales. 

Un buen consejo que Erika nos da es no volvernos fríos e indiferentes ante los problemas de los demás, y mucho menos en situaciones  extremas como la enfermedad o la muerte. 

Debemos estar presentes

La clave para Erika es que debemos estar presentes.  “Aunque la tecnología es un gran aliado, nos ha llevado a una zona cada vez más alejada de la realidad y de las personas, para acercarnos más a sus perfiles en redes”. 

Esta nueva realidad nos hace distraernos de lo que está pasando, de la persona que tenemos al frente por estar pendientes de las notificaciones de nuestros teléfonos 

“Esta era es la era de la distracción, pensamos en el futuro y no en el ahora” Erika Montoya



Erika Montoya es periodista y Comunicadora Social, vivió 14 años en New York en donde trabajó para importantes medios de comunicación. Actualmente está en Colombia trabajando para la Fundación Sergio Urrego