En la Colonia 15 de Setiembre existen dos cosas muy claras, el empoderamiento de las mujeres y la fe que tienen sus pobladores. Como parte del movimiento “Cada gota cuenta” en Honduras, esta comunidad se vio beneficiada con un sistema de distribución de agua que ayuda a 1.500 personas a tener el preciado líquido.

El rol de las mujeres en el avance del proyecto fue clave. Quizás porque antes del proyecto, las madres con sus hijos eran las que salían todas las madrugadas a recoger agua, en un recorrido de una hora media aproximadamente.

La mayor parte de la mano de obra fue de las amas de casa, en su mayoría en jornadas completas de trabajo. Un hecho  revelador de la convicción de estas mujeres es que empezaron la construcción de las zanjas aún sin tener el aval final. Para Meicy Ramos, presidenta de la Junta Administradora de Agua, esto fue un acto de fe por parte de la comunidad.




Esa fe que menciona Meicy impulsó a todo el pueblo a involucrarse en el proyecto y a participar luego de la capacitaciones dadas por la ONG Agua Viva Internacional, para el cuidado del agua.

Con tan solo cinco meses al frente de la Junta, Meicy impulsó a los vecinos a crear una estrategia para la construcción del proyecto. Después de ver el éxito en el sistema de agua, el siguiente  proyecto que la comunidad se ha propuesto es la creación de un sistema eléctrico.



“No teníamos suficiente agua, no al 100%, y prácticamente este nuevo proyecto es una bendición”,dice Erica Suyapa, Secretaria del Patronato de la comunidad.

El trabajo con la ONG Agua Viva fue un apoyo esencial para los pobladores de esta comunidad. Según cuenta Erica el legado de estas relaciones han ayudado mucho para el desarrollo de la comunidad, por que le permitió a todos los pobladores, sin importar la edad, participar en el desarrollo del pueblo.

La unión de esta comunidad les permitió tener un sistema de agua adecuado para la cantidad de pobladores que cuentan en la actualidad.