Hoy, Coca-Cola anunció el objetivo líder de recolectar y reciclar, para el año 2030, el equivalente a cada una de las botellas o latas que vende en todo el mundo.

La compañía y su red global de socios embotelladores abordarán el ambicioso objetivo, que forma parte de un plan integral llamado "World Without Waste" (“Un Mundo sin Residuos”), a través de una nueva visión que se enfoca en todo el ciclo de vida del envase, desde cómo se diseñan y fabrican las botellas y latas, hasta cómo se reciclan y reutilizan.

"Consumidores en todo el mundo se preocupan por nuestro planeta. Quieren y esperan que compañías como la nuestra sean líderes y ayuden a hacer posible un mundo libre de basura ", dijo James Quincey, Presidente y Director Ejecutivo de la Compañía Coca-Cola. "A través de nuestra visión ‘Un Mundo sin Residuos’, invertimos en nuestro planeta y en nuestros empaques para contribuir a que la problemática mundial de los envases sea una cuestión del pasado".


Quincey, quien viajará a Davos, Suiza la próxima semana para participar en la reunión anual del Foro Económico Mundial (WEF), dijo que la compañía continuará enfocándose en desarrollar envases 100 por ciento reciclables, y en reducir la cantidad de plástico que contienen sus botellas.

La visión de la compañía "Un Mundo sin Residuos" es el siguiente paso en una estrategia más amplia para crecer con conciencia, haciendo negocios de la manera correcta, no solo de la manera fácil.

Con ese fin, Coca-Cola anunció en 2016 que se había convertido en la primera compañía de Fortune 500 en devolver a la naturaleza y las comunidades aproximadamente el 115 por ciento del agua utilizada en la producción de sus bebidas. La compañía y sus socios embotelladores alcanzaron el objetivo cinco años antes de lo previsto.

"Consumidores en todo el mundo se preocupan por nuestro planeta. Quieren y esperan que compañías como la nuestra sean líderes y ayuden a hacer posible un mundo libre de basura. A través de nuestra visión ‘Un Mundo sin Residuos’, invertimos en nuestro planeta y en nuestros empaques para contribuir a que la problemática mundial de los envases sea una cuestión del pasado". James Quincey, Presidente y CEO de la Compañía Coca-Cola.


Además, en 2009, Coca-Cola introdujo los envases PlantBottle, que son totalmente reciclables y hechos hasta un 30 por ciento con materiales de origen vegetal.

"Y no pensamos detenernos allí", dijo Quincey.

Para ayudar a mejorar las tasas de reciclaje, Coca-Cola aplicará su fuerza en marketing global para ayudar a educar al público sobre qué, cómo y dónde reciclar. La compañía también continuará trabajando de forma conjunta con comunidades locales, ONGs, colegas de la industria, y consumidores para contribuir a que el reciclaje sea más fácil y accesible para todos, a través de mejores sistemas locales de reciclaje, y generando un cambio de política que favorezca una economía verdaderamente circular.

Trabajadores separan los envases de plástico PET para reciclaje en las instalaciones de Cannibal Recycling, en las afueras de Port Elizabeth, Sudáfrica. Cannibal Recycling recolecta un promedio de 80 toneladas de PET al mes. 

Trabajadores separan los envases de plástico PET para reciclaje en las instalaciones de Cannibal Recycling, en las afueras de Port Elizabeth, Sudáfrica. Cannibal Recycling recolecta un promedio de 80 toneladas de PET al mes.

En 2002, los embotelladores de Coca-Cola en México se unieron a la industria del plástico en el país y líderes de otras industrias para crear Ecología y Compromiso Empresarial (ECOCE), una organización sin fines de lucro que se dedica a promover una cultura de reciclaje, y financió la creación de dos instalaciones para el reciclaje de plástico PET de grado alimentario.

Estas inversiones están dando sus frutos. En 2016, México recicló el 57 por ciento del plástico PET que produjo (frente al 9 por ciento en 2002), convirtiéndose en el país líder mundial en reciclaje de PET.

Trabajadores separan envases de plástico PET para reciclaje en las instalaciones de PetStar, en las afueras de Ciudad de México. PetStar, financiado por Coca-Cola México y siete socios embotelladores regionales, es la planta de reciclaje de plástico PET botella a botella y de calidad alimenticia más grande del mundo.

Trabajadores separan envases de plástico PET para reciclaje en las instalaciones de PetStar, en las afueras de Ciudad de México. PetStar, financiado por Coca-Cola México y siete socios embotelladores regionales, es la planta de reciclaje de plástico PET botella a botella y de calidad alimenticia más grande del mundo.

La meta del 100 por ciento de recolección y reciclaje de Coca-Cola se enfocará principalmente en botellas, latas y tapas hechas de vidrio, plástico PET o aluminio, que representan aproximadamente el 85 por ciento de sus empaques, pero también incluye a los envases producidos por otras compañías.

"Creemos que cada empaque, independientemente de dónde provenga, tiene valor y vida más allá de su uso inicial", agregó Quincey. "Si algo se puede reciclar, se debe reciclar. Por lo tanto, queremos ayudar a las personas de todo el mundo a entender cómo hacer su parte".

En 2017, los empleados de Heartland Coca-Cola Bottling Co. se unieron a otros voluntarios en St. Louis para recolectar y clasificar 14,480 libras de residuos; 63 por ciento fue apartado para reciclaje. Posteriormente, Coca-Cola se asoció con el fabricante Phoenix Technologies para convertir botellas de plástico en plástico PET reciclado para uso en botellas nuevas.

En 2017, los empleados de Heartland Coca-Cola Bottling Co. se unieron a otros voluntarios en St. Louis para recolectar y clasificar 14,480 libras de residuos; 63 por ciento fue apartado para reciclaje. Posteriormente, Coca-Cola se asoció con el fabricante Phoenix Technologies para convertir botellas de plástico en plástico PET reciclado para uso en botellas nuevas.

Para ayudar a hacerle frente a la situación actual de los residuos de envases, Coca-Cola continuará trabajando con socios como The Ocean Conservancy / Alianza por Mares Libres de Basura, el Fondo Mundial para la Naturaleza (WWF), y la Fundación Ellen MacArthur (iniciativa de Nueva Economía de Plásticos) para apoyar un ambiente libre de desechos. Desde 1995, Coca-Cola ha sido el principal patrocinador del esfuerzo voluntario más grande del mundo por la salud de los océanos: la Limpieza Internacional de Costas de Ocean Conservancy. En el curso de esa asociación, la compañía ha ayudado a movilizar a 11 millones de personas en la recolección de 206 millones de libras de basura de más de 360,000 millas de costa.