El esgrima es un deporte que llama la atención por su elegancia, precisión e impresionante detalle en cada movimiento que se hace, los atletas no muestran su rostro y el negro de la careta hace que el duelo sea aún más tenso y atrapante. En ese mundo de trajes y floretes (Espada) destaca un joven costarricense con muchas ganas de cambiar el futuro por medio del deporte.

Bradley Johnston es esgrimista, tiene 28 años y forma parte de la Selección Nacional de Esgrima de Costa Rica desde el 2008. Sus logros aparecen solos cuando se menciona su nombre, no obstante el deseo de este atleta es poder trascender y hacer un cambio, no solo en su futuro, sino en el de los demás atletas de diferentes disciplinas deportivas.

Bradley formó parte de la delegación de Costa Rica en los pasados Juegos Centroamericanos Managua 2017, donde obtuvo medalla de oro. Esta representación de 403 tres atletas de 27 disciplinas diferentes fue patrocinada con 16 mil botellas de isotónico Powerade y agua, donadas por la Compañía Coca-Cola.

Su pasión inició cuando tuvo que decidir qué clase deportiva escoger en su etapa universitaria, el dilema fue entre el béisbol y el esgrima. La originalidad de esta última fue lo que inclinó la balanza. Así fue como llegó a ser politólogo de profesión, pero siempre consiente de que su corazón está ligado al arte de defender y atacar con una espada.

Aprende nuevos deportes y conoce sobre el Crossfit en este enlace 

“Lo que quiero mostrar es que en el deporte sí se puede, que las personas dejen de ver estas disciplinas alternativas como una carga y piensen en dedicarse exclusivamente a un deporte”, indicó Bradley con entusiasmo al hablar sobre su futuro deportivo.

La edad es lo de menos, en palabras del mismo Bradley, “todavía tengo mucho esgrima”; frase con la que además recalca que el camino para lograr su objetivo este año sigue intacto: estar entre los 100 mejores atletas de esgrima del mundo. Un reto que está dispuesto a enfrentar y que el calendario de competiciones de este año le da la posibilidad de alcanzar.

El esfuerzo trae sus logros

“Los fines de semana son cuando puedo descansar” mencionó al hacer un recuento de su semana. Los entrenamientos son diarios y dos veces al día, en la mañana y en la noche. Además del trabajo y los entrenamientos ahora se le presenta el reto del estudio, ya que tiene planificado iniciar la tesis para poder obtener una maestría en diplomacia.

Entre sus logros deportivos se encuentran medallas de oro y participaciones a nivel mundial, pero los Juegos Centroamericanos de San José 2013 fueron especiales, ya que representó el gane que pudo celebrar en casa, con sus amigos y en familia. Para Bradley el 2013 fue su año, ya que después de esos juegos logró la clasificación de esgrimista clase A.

Sus logros están plasmados en las medallas, pero sobre todo en su historia de vida. Sin embargo, su principal objetivo es demostrar que el deporte en Costa Rica sí tiene un futuro, solo necesita inversión y más apoyo.  

Su profesión le ha ayudado a crear conexiones que le permiten hablar con protagonistas de la política, y este año electoral se ha podido reunir con algunos de los principales candidatos presidenciales, para exponer sus ideas y demostrar que el talento existe

¿Te gustó este artículo? Compártelo con tus contactos o amigos