Si bien es cierto que los tiempos han cambiado, también es cierto que en gran parte es debido al auge de las mujeres; a punta de voluntad y resultados hoy figuran como una nueva fuente de esperanza para lograr la sociedad que soñamos. Pero también es verdad que las comparaciones entre hombres y mujeres sólo han servido para separarnos con una brecha llena de mitos de unos y otras.

Ha llegado el momento de reconocer que son más las cosas que nos unen que aquellas que supuestamente nos separan. Mujeres y hombres tenemos la oportunidad de apoyarnos mutuamente para florecer y crecer juntos,  ser facilitadores mutuos para que la mejor versión de cada uno salga a la superficie y construir así nuestra propia versión de felicidad en el trabajo.

Observemos cómo se transforman las organizaciones cuando ellas asumen el liderazgo; fíjese en cómo se superan las dificultades familiares cuando ellas toman las riendas y empiezan a figurar con decisiones acertadas. Ahora, deténgase a pensar lo que ocurre cuando se ven solas y retadas a sacar adelante proyectos en contra de las probabilidades. Logran ser madres y trabajadoras comprometidas con una paciencia admirable y un grado de éxito que muchos de nosotros sólo podemos imaginar.

Aunque hombres y mujeres somos diferentes, estas diferencias pierden relevancia cuando nos damos cuenta que resultamos ser un complemento crucial en el desarrollo del otro, tanto a nivel personal como profesional. Tanto en la vida de pareja, como en el trabajo en la oficina, hacer equipo con una mujer siempre dará los mejores resultados.

Sergio Martínez
Sergio Martínez, Diseñador de experiencias innovadoras en Colombianos Exitosos 

Ambos sentimos la angustia por crecer, por sentirnos amados y proteger a quienes amamos, por lograr lo que consideramos que nos dará la felicidad y ambos, tanto ellas como nosotros, nos sentimos a veces confundidos en un mundo que no entendemos del todo, pero que enfrentamos con la misma dosis de valentía.

“Para nosotros, como sus mayores admiradores es un gran orgullo rendir un homenaje en el Día Internacional de la Mujer, lleno de gratitud y compromiso por luchar por la igualdad de condiciones. Estamos con ellas, estamos con todas, estamos juntos”, dice Checho Martínez, creador del modelo de Comedia Formativa y del standup Yo Solita Puedo.

Una nueva generación de mujeres ha surgido y es evidente que merecen una generación de hombres que aprecien la oportunidad de trabajar hombro a hombro con ellas. En Colombianos Exitosos creamos la primera comedia diseñada para homenajear a todas esas mujeres que siempre sacan adelante su familia, su trabajo y sus sueños.

“Yo Solita Puedo”, es un divertido reconocimiento al aporte cotidiano de las mujeres, y su valentía para proponer los cambios en el amor, la familia y el trabajo. Pero por sobre todo, es un esfuerzo para desterrar estereotipos, prejuicios y otros males que históricamente han perjudicado al género femenino en el mundo del trabajo.

¿Te gustó este artículo? Compártelo con tus contactos o amigos