• Jane Hale Hopkins (derecha) reemplazará a J. Mark Davis como Presidente de la Fundación de Becarios Coca-Cola este año.

"Desde muy temprana edad, supe que quería que mi profesión tuviera un propósito", expresa Jane Hale Hopkins, Presidenta Electa de la Fundación de Becarios Coca-Cola. "Asistí a una universidad de artes liberales donde se predicaban y priorizaban la educación del corazón, así como la instrucción de la mente".

Jane Hale Hopkins
Hopkins, quien sustituirá a J. Mark Davis a finales de este año, se unió a la Fundación de Becarios Coca-Cola en 2001 como Gerente de Finanzas. Ella estuvo un tiempo en la ciudad de Nueva York después de que terminó la universidad trabajando en una maestría en administración pública de la Universidad de Nueva York y también participó como cofundadora de la organización sin fines de lucro Serve It Up, una red de jóvenes profesionales con vocación de servicio comunitario. Hopkins, quien es originaria de Lexington, Kentucky, estaba visualizando la posibilidad de regresar a su sur natal cuando se lanzó a buscar empleo en la era previa a las redes sociales y los teléfonos inteligentes.

Descubre más en: Por qué Coca-Cola es más que una bebida

"Recuerdo que iba a la Biblioteca Pública de Nueva York todos los domingos por la tarde para usar una computadora y acceder a la inmensa oferta semanal de empleos del Consejo de Fundaciones del Sureste (Southeastern Council of Foundations)", recuerda. "Siempre había empleos en Washington, DC y San Francisco, pero eventualmente surgió uno en una compañía Fortune 500 en Atlanta".

Lo que más impresionó a Davis fue la participación de Hopkins en Serve it Up, la cual concordaba con la misión de la Fundación de Becarios Coca-Cola. Se reunieron en Nueva York el 7 de noviembre de 2000, la noche de las infames elecciones presidenciales Bush / Gore.

"Recuerdo que me sentí muy emocionada después de la entrevista, luego volví a casa y me senté toda la noche frente a la televisión a ver los resultados ", señaló.

Ella obtuvo el trabajo unas semanas más tarde y, durante los últimos 17 años, ha trabajado por el desarrollo en Coca-Cola de una comunidad influyente de líderes académicos, con conciencia social y mentalidad de servicio y que compartan una pasión por hacer la diferencia. Hoy, ella está lista para tomar las riendas en un año histórico, ya que la Fundación celebra su 30ª promoción.

Conversamos con Hopkins antes de la tercera Cumbre Anual de Liderazgo de Becarios Coca-Cola en Atlanta para conocer más sobre su visión acerca del futuro de la Fundación.


¿Por qué es este un momento emocionante para asumir esta función?

Esta es realmente una oportunidad única en la vida. Obtener la beca del programa Coca-Cola es una oportunidad única en la vida para un estudiante de último año de secundaria. A partir de ahí, también lo es encontrar e identificar oportunidades igualmente increíbles a lo largo de su vida. Nos encontramos en un momento verdaderamente especial en la historia de la Fundación. Hemos estado haciendo esto durante 30 años y nos hemos mantenido fieles a nuestra misión de recompensar a los futuros líderes en las comunidades donde operamos con una beca universitaria de cuatro años. Pero lo que Mark comenzó fue esta idea de construir una comunidad. Ciertamente, la beca es importante, por supuesto, pero también lo es nuestro compromiso permanente. Los becarios de Coca-Cola son todos humanos extraordinarios. Pero juntos como una red, se convierten en un catalizador realmente eficaz para lograr un cambio positivo. Es por eso que no solo nos dedicamos a identificar las mentes más brillantes del país, sino que también tomamos medidas para fomentar esas relaciones a través de los años. Y ahora, 30 años después, tenemos una red de 6,000 becarios.

¿Cuáles serán sus prioridades iniciales?

Nos estamos embarcando en una jornada para pasar de una organización transaccional a una organización transformacional. Estamos pensando realmente de manera intencional sobre cómo queremos seguir mostrándonos en las vidas de estos líderes. Estamos desarrollando una guía sobre la forma en que los becarios se involucran con la Fundación para asegurarnos de encontrarnos con ellos donde estén en el transcurso de sus vidas. Queremos expresar claramente lo que los becarios pueden esperar obtener y lo que pueden esperar retribuir.

Cuando llevamos a becarios a Atlanta cada abril para el Fin de Semana de Becarios (Scholars Weekend), llevamos a cabo un Instituto para el Desarrollo del Liderazgo completo. Enseñamos cuatro valores que son clave para el liderazgo: conocimiento de sí mismo, empatía, inspiración y visión. La idea es brindarles un marco de liderazgo desde adentro hacia afuera, para que reflexionen sobre sí mismos o auto-conozcan. Traemos a 30 ex becarios para que impartan el plan de estudios. Se convierte en un registro garantizar que los valores que eran importantes para ellos como estudiantes de último año de secundaria y que les ayudaron a ganar la beca, sigan mostrándose a medida que evolucionan. Queremos seguir siendo un recordatorio de esos valores una vez que salen de la universidad, que ingresan a sus carreras y comienzan a formar familias.

También dedicaremos tiempo a identificar socios estratégicos en todo el país y en el mundo que nos ayuden a avanzar en nuestra misión. Finalmente, queremos enlazar a los becarios de Coca-Cola más estrechamente con nuestras marcas de formas que nuestra compañía y nuestros embotelladores puedan captar fácilmente.

¿Qué diferencia al Programa de Becarios Coca-Cola de otras becas?

Una ventaja competitiva para nosotros es el espíritu de familia. En Coca-Cola, las personas realmente hacen magia. Y creo que hemos podido extender esa magia a nuestra comunidad de becarios. Mark siempre dice: "Queremos ser parte de sus vidas mientras nos tengan".

¿Cómo se mide el éxito del Programa de Becarios Coca-Cola?

En el caso de algunos programas de becas, las tasas de retención o graduación son las principales medidas de éxito. En nuestro caso, seleccionamos 150 de las mentes más brillantes del país. Se gradúan A partir de ahí, empiezas a pensar en cómo definir la fuerza e influencia de la red. Y no estoy segura de que hayamos descubierto cómo hacerlo todavía. Obtuvimos algunos datos verdaderamente buenos de un estudio de impacto que hicimos hace un año. Por ejemplo, más del 80 por ciento de los becarios encuestados indicaron que la comunidad de becarios es una de las tres principales redes de profesionales a las que pertenecen. El compromiso es otra métrica clave para nosotros. Queremos mantener a todos los becarios posibles vinculados a la comunidad mucho después de que se gradúan.

¿Cómo describiría su estilo de liderazgo?

Mi objetivo con todos es conectar a cada persona de nuestro equipo con su propósito y ayudar a que otros sean mejores, incluso cuando no estamos presentes. No soy una lideresa demasiado práctica...soy muy confiada. Tenemos un gran equipo comprometido con los valores que hemos establecido en el Instituto para el Desarrollo del Liderazgo. Personalmente, siempre estoy buscando aprender más sobre mí misma y reinventarme continuamente y mostrarme como una mejor versión de mi vida. Eso es muy importante para mí. Soy una ávida lectora y periodista, y soy muy disciplinada en el atletismo. Corro y practico Pilates y yoga caliente, todo lo cual ayuda a mantener los pensamientos negativos lejos de mi cabeza.

Cuéntenos sobre la tercera Cumbre Anual de Liderazgo de Becarios Coca-Cola que se llevó a cabo durante la última semana de setiembre.

El objetivo del evento era reunir a los becarios de una manera que los inspire a lograr un cambio positivo en sus comunidades. Contamos con la participación de alrededor de 450 becarios. Tuvimos variedad de oradores y becarios externos, y varias sesiones de trabajo. Cada vez que ponemos a tantos becarios en una sala, nos gusta decir que se produce magia. Así que es una oportunidad para que aprendan unos de otros, escuchen sobre lo que otros están haciendo en sus comunidades y, ojalá, se sientan inspirados para actuar.